Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Saint Patrick‘s Fest

Quiero hacerlo una vez más

Cronista: Maximiliano Novelli Frutos | Fotos: Daniel Prieto

16 de Marzo, 2019

Quiero hacerlo una vez más

El primer festival inspirado en la tradición irlandesa fue una noche de punk combinado con música celta, que contó con diversos exponentes de ambos géneros y con Mala Suerte como anfitriones, en el renovado Marquee.

Fue la primera vez en la historia del grupo, encabezado por Alejandro Fassi, que organizaron un festival y, como era de esperarse, eligieron las vísperas del día de San Patricio para hacerlo. La velada fue más allá de la música e incorporó una temática relacionada con la festividad de origen irlandés, que incluyó el expendio de cerveza verde, hidromiel y hasta se ofrecían cuernos que pueden ser utilizados tanto para beber como para hacer música.

Tras ingresar al conocido local de Villa Crespo se podía apreciar la feria que contó con venta de artesanías, discos y remeras, cerca del escenario ubicado en la parte delantera del recinto. En este lugar actuó Gypsy Vanner en dos instancias. Primero, con un set electroacúsitico que incluyó letras y  sonidos tradicionales como la flauta, la mandolina y el banjo -los que, lógicamente, pudieron verse toda la noche- y, después, a toda electricidad para mostrar su primer EP, Five Distilled Celtic Punks (2019).

En la sala del fondo, Aires Bastardos se dispuso a exhibir toda su potencia mezclada con instrumentos como el tin whistle -similar a la flauta dulce pero originario de Irlanda y frecuentemente utilizado en los ritmos folclóricos de aquel país- y el violín. Mostraron temas de su próximo debut discográfico, aún en proceso de producción, para luego dejar paso a Raise My Kilt. Este septeto formado en el barrio de Barracas en 2013, expuso a la concurrencia sus dos EPs editados al día de la fecha, Gaitas y Tanos (2016) y A New Tartan (2018), donde su música queda reforzada con el aporte de dos gaitas y una lírica enteramente en inglés que transporta a quien los escucha hacia latitudes del hemisferio norte.

La siguiente propuesta fue Club del 77, un verdadero colectivo que incluye al Chino Vera en el bajo y a Federico Pertusi -hermano de Ciro- en la guitarra. Así, brindaron una alta dosis de punk en estado puro, crudo y a todo volumen durante aproximadamente una hora. Su performance incluyó clásicos de Attaque 77 como “El cielo puede esperar”, “Hay una bomba en el colegio”, “Justicia”, entre otras.

Hacia la medianoche, de vuelta en el sector donde se encontraba la feria, estaba Na Fianna. Un conjunto porteño que se dedica exclusivamente a tocar canciones y sonidos típicos tales como aires, hornpipes, jigs, polkas, entre otros. Hubo quienes se animaron a bailar algunas de las piezas que interpretó el trío, cuya música permitió viajar directamente a la campiña irlandesa mientras el fiddler -violinista- Alejandro Sganga brindaba en irlandés por la llegada del esperado festejo del patrono.

Para cerrar la fiesta, llegó el turno de los anfitriones Mala Suerte, quienes descargaron una poderosa energía durante poco más de una hora en el segundo escenario, en el cual repasaron toda su discografía a través de diecisiete temas. Invitaron a Tucán Barauskas en guitarra, incluyeron un cover de The Clash -“I Fought the Law”-, bailarinas y un adelanto de su próximo registro de estudio. Hubo un pogo impresionante y el vocalista remarcó la intención de volver a hacer este festival en 2020.

Así finalizó el primer evento de estas características organizado por los pioneros del género en nuestro país, siempre en la senda autogestiva. No sólo expandieron la música, sino que dieron la misma oportunidad a bandas emergentes como a artistas ya consagrados en una noche especial que promete repetirse el año próximo.

TODAS LAS FOTOS