Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Soziedad Alkoholika

¡De la hostia!

Cronista: Ariel Andreoli | Fotos: Gustavo Navarro

15 de Marzo, 2019

¡De la hostia!

Con un show demoledor, Soziedad Alkohólika hizo vibrar a sus seguidores y a la estructura metálica de Museum.

La noche del viernes preotoñal las callecitas de San Telmo de a poco se empezaron a colmar de punkies, hardcores y metaleros que le daban un matiz distinto a la zona. El vino y la cerveza giraban matando la espera para ver a los últimos representantes del rock radical vasco.

Pasados cuarenta minutos de las 21 y luego de una infernal previa con Otra Salida, los Soziedad Alkoholika (S.A.) salieron con todo y “Alienado” y “Causas podridas”, de su última placa Sistema Antisocial (2017), iniciaron el show.

“¡Me cago en Dios!”, gritó el vocalista Juan antes de “Tiempos oscuros”, dejando en claro, como en varios pasajes del show, su postura anti eclesiástica. Entre salvajismo y rabia de bajo, canciones como “Dirección propia”, "Política del miedo” y “Niebla de guerra” fueron calentando la noche, con un público que no paró de saltar ni de cantar.

“Nos ha costado pero hemos vuelto a Buenos Aires”, le comentaba al público el vocalista, previo a uno de los mejores momentos de la noche: la serie que incluyó la pro país vasco “Palomas y Buitres”,  la sensacional “Estado enfermo”, de su disco Ratas (1995) -con sus correspondientes machaques de guitarra-, y la estupenda “Cienzia Asesina”, la única canción de su placa homónima, editada en 1991, con la armónica característica de su comienzo.

“En tu puta cara… ¡Porquería!”, escupió Juan con furia, luego de interpretar “Fugitivos”,  hacia el presidente Mauricio Macri, luego de varias críticas a las políticas de estado que lleva este gobierno. A su vez, el cantante invito a los presentes a “resistir”.

“S.H.A.K.T.A.L.E.”: Siempre Hay Alguien Ke Te Amarga La Existencia. Eso significan las siglas de uno de los temas que mejor define a S.A., una fija en la violenta lista que la banda vasca trajo a estos pagos. Pegadito, con un riff final estupendo y un pogo espectacular, la súper festejada “Automarginado”, se llevó los aplausos de todos los presentes.

“Es hora del aperitivo”, anticiparon desde el escenario antes de “Ratas”, el mejor tema de la noche, donde cada uno de los integrantes se lució en su rol y donde la letra nos hace pensar en lo inmundo que es el sistema. “Lobotomía generalizada” , dice. Cuánta razón.

“La aventura del saber”, “Intoxikazión Etílika” y la anti censura “Piedra contra tijera” llevaban a volar a todo el recinto de San Telmo. El rap metal de “Peces mutantes” hizo bailar a muchos, y más de uno saltó a 80 centímetros del piso. “¡Vamos a disfrutar, eh! El sufrimiento es lo único seguro en esta puta vida…”, dijo un resignado pero sincero Juan, antes de despedir la primera parte del show con “Cuando nada vale nada”, de su álbum ¡No intente hacer esto en su casa! (1997).

El bis terminó cuando subieron a interpretar “Pauso Bat”, en su natal idioma vasco, con la gente eufórica coreando la letra del tema. Siguieron con “Sin Dios ni na”, para no olvidar sus orígenes y remataron la noche con “Nos vimos en Berlín”, el clásico que, más allá de algunas acusaciones y problemas, se convirtió en infaltable en la lista. Tan tremenda fue la versión que hasta el sonidista quedó poseído saltando y cantando.

Entre aplausos y alegría, la banda se despidió de Buenos Aires en un mar de aplausos calurosos de un público que los esperó y estuvo fervorosamente cantando todas sus canciones. A favor de la libertad de expresión y en contra del militarismo y el fascismo, esta es la mejor Soziedad que puede existir ¡Salud, tíos!

 

TODAS LAS FOTOS