Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Todos tus Muertos

Presentes: ¡Ahora y siempre!

Cronista: Ariel Andreoli | Fotos: Gentileza: Prensa

24 de Marzo, 2019

Presentes: ¡Ahora y siempre!

En un nuevo aniversario del golpe militar del ’76, los Muertos rockearon en Groove sin olvidarse del trío más importante de nuestra historia: memoria, verdad y justicia.

La noche llegaba a Buenos Aires con una baja de temperatura más que brusca, teniendo en cuenta la tarde espectacular que convocó a miles de personas a la Plaza de Mayo, en el día de la memoria. El público +30 se empezó a acercar a Groove con el correr de los minutos, sin importar que sea domingo ni que al otro día se tuviera que ir a trabajar temprano.

Entre rastas, tragos y punkies vieja escuela, la previa estuvo a cargo de WDK. Y no porque estuvieran de teloneros, pero el musicalizador de la noche se encargó de poner muchísimas canciones de la banda ska oriunda de Zárate, más que nada de su álbum Pirata!? (2008). Quizás era un fanático oculto o tal vez, una especie de propaganda para avisar que la banda está de vuelta y que este 1 de abril toca también en el ex Metrópolis junto a 2 Minutos.

El ambiente ya era de fiesta y la banda principal salió al escenario para interpertar “Tu alma mÍa/Adelita” y hacer delirar a los presentes que armaron una linda ronda de pogo y le regalaron el primer “Vamos los Muertos… vamos los Muertos...” de la noche.

La noche se basó en todo el repertorio de los primeros discos de estudio, por lo que la dupla Fidel Nadal/Pablito Molina no tardó en interpretar “Incomunicados”, “Hijo nuestro” “Dale aborigen” (con un baile frenético de Nadal), “No te la vas a acabar” y “Mate”, con el bajo de Félix Gutiérrez como estandarte.

“¿Dónde está la gente que quiere bailar?”, gritó Fidel, antes de interpretar “Gente que no”, el hit inoxidable de Todos Tus Muertos, compuesto por Jorge Serrano (Los Auténticos Decadentes), cuando era parte del grupo. Pegaditos, sonaron “Los Envidiosos” y “El Camino Real”, del disco editado en 1998, que lleva el nombre de este último tema.

Con unos teclados bien cumbieros, un Pablito Molina desaforado y un Nadal bailarín, la interpretación de “Mandela” hizo vibrar las cuerdas vocales de los fanáticos. Y después de “Todo lo daría”, los Muertos se despacharon con un tridente del disco Nena de Hiroshima (1991) festejado por todos: “Fallas”, “El Chupadero” y “El Espejo”. Esta última tuvo una versión excelente, con esa letra que tan bien define a la maldita depresión.

La primera parte del show estaba por terminar pero no podían faltar canciones como la simpatica “Sé que no”, el salvajismo de “Torquemada”, el reggae de “No más Apartheid” y el final dark con el bajo oscuro de “El Féretro”.

“Ahora sí: es momento de irnos”, gritó un Fidel Nadal antes del doblete hitero de “Andate” y “Trece”, dos de esos tema s que el rockero local canta a rabiar sea del estilo que sea. Los fanáticos los aplaudieron fuertemente y se retiraron felices, por tener otra vez sobre las tablas a una de las bandas más significativas de los ’80 y ’90.

Todos Tus Muertos celebró el día de la memoria a su manera: llenó Groove un domingo, con una lista que tuvo lo mejor de su repertorio. Si bien se nota la falta del querido Gamexane en las guitarras, la banda suena impecable porque el bajo de Gutiérrez comanda el asunto y el dueto de voces Nadal/Molina contiene una magia muy particular. Por suerte, están de vuelta y el que todavía no los vio, que se acerque a donde toquen porque va a presenciar un show de lujo de una banda de culto. De culto a la muerte, obvio.

TODAS LAS FOTOS