Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Intoxicados

Bailando en una luna intoxicada

Cronista: Gentileza: Sebastián Barrera | Fotos: Beto Landoni

30 de Diciembre, 2005

Bailando en una luna intoxicada

Intoxicados se animó a llenar un Luna Park y reunió a más de ocho mil fanáticos que los vieron repasar temas de sus tres discos y de Viejas Locas, la ex-banda del más intoxicado de todos, Pity Alvarez

Por momentos Pity Alvarez parecerá una persona “irrescatable”, pero cuando se pone una guitarra y se junta con sus compañeros de banda, hace lo mejor que le sale: tocar Rock and roll.

Las ocho mil personas que se reunieron en el Luna Park lo saben y lo siguen desde sus comienzos con Viejas Locas. Chicos y no tan chicos disfrutaron de una larga noche de tres horas y media donde se presentó el último disco Otro día más en el planeta tierra. Según la entrada, Pity y compañía debían salir a las 20, pero estamos en Argentina y acá las cosas comienzan una hora y media más tarde, ¿alguna queja? Los cartelitos de salida, esos de color verde, le indican por donde salir. Así que a sentarse, y a esperar. Luego de la espera, las luces se apagaron y la marea intoxicada comenzó a tomar fuerza. Los cantitos retumbaron en todo el estadio hasta que Pity salió e introdujo la ceremonia: “Acá vi muchas peleas, vi a James Brown… y hoy tocan los Intoxicados” para arrancar con Reggae para los amigos.

De la lista de temas, Está saliendo el sol y Homero quizás fueron los más coreados de la noche aunque no el más aplaudido, ya que, y luego de dedicarle el tema a Corneta, ex cantante de los Gardelitos, tocaron Se fue al cielo, donde un retro-proyector mostró las caras de todos aquellos que ya no están.

Se vio a un Pity seguro y con ganas de hacer las cosas bien. Luego del descanso de cinco minutos, volvieron y se sentaron en una banquitos para el set acústico. Aunque antes de empezar, Álvarez se interesó por cada uno de sus instrumentos. El “Sí, funciona” no le bastaba; “dale puto” respondía él, pero sí, todo funcionaba y comenzaron con Fuego, tema que interpreta con Andrés Calamaro, aunque esta vez, y por sorpresa de muchos, no apareció. Le siguieron Nunca Quise, Una Señal, No tengo Ganas y un cover de The searches que acostumbraban tocar los Ramones, Needles & Pins.

La pregunta sería, ¿por qué tres horas y media de show para 27 temas? Y sí, entre los discursos de Pity, las vueltas e idas de la banda a tomarse sus cinco minutitos de descanso y las eternas versiones de Una vela y Departamento Inhabilitado, hicieron que los planes de que todo terminara temprano se conviertan en una inmensa espera para los organizadores. Aunque eso al público no le importó, ya que la fiesta se vivía ahí, abajo, y nada importaba, solo que esa noche haya buen rock and roll.

Y como no habían reglas de ningún tipo, esquivaron la lista de temas, y sorprendieron con covers como Brain Damage de Pink Floyd y Bajan del flaco Spinetta, más los nostálgicos ¿Quieren Rock? y ¿Qué vas a hacer tan sola hoy? de Viejas Locas.

Un ritual, una fiesta y un lindo descontrol de la mano del sr. Pity Alvarez que prometió irse a vivir a Córdoba para intentar dejar las drogas: “estoy contento porque voy a hacer algo bueno por mi” señaló. La gente aplaudió y los Intoxicados se despidieron con Duermete Niño.

No se permitieron quejas, aunque no se incluyó el hit MTVdiano Señor kiosquero, los Intoxicados resumieron su carrera con su mejor show del 2005, ideal para cerrar el año y comenzar el 2006, sea como sea.
TODAS LAS FOTOS