Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Orishas

Orishas: Cubanos atrevidos

Cronista: Fernando Villarroel | Fotos: Daniel Prieto

06 de Abril, 2019

Orishas: Cubanos atrevidos

El trío de hip-hop de La Habana cumplió en su primera visita a Argentina y dejó todo abierto para una segunda parte.

Una crónica sobre la primera visita al país de los exponentes más importantes del hip-hop cubano y no caer en la tentación de los lugares comunes -la revolución y el ron, por tan sólo citar algunos- es posiblemente uno de los mayores los logros de Orishas. Es que el trío, encarnado por Yotuel Romero, Roldán González Rivero y Hiram Riverí Medina, y su energía barrieron con todos los estereotipos culturales y dejaron más que satisfecho a su público.

Pasadas las 21:30, y a lo largo de casi una hora y media, el Teatro Flores disfrutó del show en vivo de una banda que -tras dos décadas desde su formación- llegó para encontrarse con una muy buena cantidad de público; luego de una intro con mucha participación y la entonación de los primeros versos de “Hay un son”, el clima continuó en ascenso y el flow habanero se adueñó del lugar.

“Atrevido”, “Bembé” y “A lo cubano” fueron algunas de las canciones que siguieron en el setlist y se convirtieron en un anticipo del botín que finalmente la gente se llevaría. Para ese momento Yotuel ya había cautivado a todos y daba claras señales de que iba a ser quién comandaría el espectáculo hasta el final.

El hecho de que se manifieste en estas líneas un especial hincapié en la conexión (entre los de arriba y los de abajo del escenario) puede sonar reiterativo por momentos pero, pocas veces -tal vez alimentadas por el tiempo de espera- se puede apreciar el perfecto momento de romance entre los protagonistas de estas historias.

Uno de los momentos con mayor emotividad se pudo percibir con interpretación de la nostálgica “537 Cuba” la cual, por un momento, invitó a cada uno de los presentes a revisar con atención eso que sonó a una declaración en carne viva del trío. Para ese tiempo, el show promediaba y pocos reparaban en que no había una orquesta en vivo sino un muy buen tecladista con bases grabadas con las pistas sobre las cuales los intérpretes se lucían.

Al momento de los bises, Yotuel volvió a tomar la iniciativa y -quizás, o no, anticipándose a cualquier crítica que se le pudiera hacer por lo mencionado anteriormente- pidió al público local que mantenga la exigencia musical que lo caracteriza y “baje del escenario a quien se anime al playback” despertando los aplausos de todos. Para el final, dejaron el clásico “Nací Orisha”, casi a modo de inocularle al público en el inconsciente la pegajosa melodía por una buena cantidad de días.

El balance sobre la primera visita de los cubanos fue positivo y se puede resumir con tres simples afirmaciones: la primera, tocaron los temas que esperaban todos; la segunda, en tiempos de crisis y en dónde la realidad genera bastante angustia, le aportaron una cuota de alegría al día de todos los que pudieron pagar una entrada; y la última, dejaron a todos con ganas de disfrutarlos mucho más.

TODAS LAS FOTOS