Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Dire Straits Legacy

Un legado setentoso suelto en Argentina

Cronista: Martina Ponce | Fotos: Diego Carnevale

11 de Abril, 2019

Un legado setentoso suelto en Argentina

Dire Straits Legacy se presentó por primera vez en Argentina, recorriendo grandes éxitos musicales y con una puesta en escena de 8 músicos, el Luna Park desbordó de fans sedientos de puro rock.

Con un sonido envolvente y muy sofisticado, la presencia de la banda en escena fue contundente y audaz; supieron tocar el corazón de cada uno de sus seguidores y mostraron gran solidez logrando sonar idénticamente a lo que fue Dire Straits en sus primeros años. La espera por verlos en escena fue larga, acompañada por Martin Berna, solista que supo apoderarse del público durante los primeros minutos antes del estallido del hard rock.

Por momentos, predominaba un sonido intenso de piano, que parecía en sus silencios dar lugar a la aparición del legado, sin embargo, fueron los aplausos enardecidos quienes los presentaron por primera vez en el país: un poco de agite argentino y las primeras notas de los teclados de Alan Clark y Primiano Di Biase anunciaban un show estelar brindando un viaje en el tiempo con Walk of live.

La voz de Marco Caviglia mantuvo los matices justos aplicados al canto singular y sereno de Mark Knopfler, con mucha tenacidad para cada tema. Por otro lado, Phil Palmer -quien integró la banda en los ’90- no paraba de ser ovacionado, aunque la actuación del saxofonista Mel Colins fue un caso aparte. La calidad de artista y la fuerza de su instrumento llego fascinantemente a cada uno, tanto que fue quien terminó de hipnotizar al público.  

El recorrido por la historia de la banda fue contundente. La aparición de "Brothers in arms", "Private investigations" y "Romeo and Juliet" fueron las canciones del setlits que generaron los ambientes más profundos y tranquilos de la noche. Durante todo el show hubo un ida y vuelta gratificante, donde el público pudo disfrutar de una actuación magistral de Dire Straits Legacy y en el cual la banda se vio envuelta por la reacción de quienes convocaron.

Si hay algo característico que dejó el legado de Straits es su perseverancia y durabilidad al tocar. Los temas que llegaban a los 6 o 7 minutos se reversionaron para alcanzar unos 10 o más. Pero no fue actuado ni muchos menos forzado, sino que realmente la puesta en escena era natural y bien conformada por los artistas.

Claro está que temas como "Money for nothing" y "Sultants of swing" también tuvieron su propio momento. Uno en el que se incitó al baile y al disfrute total que anunciaba el final del show. Dire Straits Legacy hizo que el Luna Park fuese testigo de una presentación única, de la que sus fans no podrá olvidarse tan fácilmente. Una verdadera noche situada en los ’70 que hizo emocionar a más de uno.

TODAS LAS FOTOS