Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Ete & Los Problems

Nuevos aullidos charrúas

Cronista: Jeremias Wald Acuña | Fotos: Gentileza prensa

27 de Abril, 2019

Nuevos aullidos charrúas

El grupo uruguayo presentó en el bellísimo Teatro Margarita Xirgu su cuarto trabajo, Hambre, y repasó parte de su trayectoria.

Mientras sobre el escenario no queda nadie, abajo el público aúlla. No se trata de una metáfora. El público, literalmente, aúlla. Lo único que corta el llamado de lobos es un breve pero intenso “vamos a volver”. Después de algunos minutos así, los que volvieron fueron Eté & los Problems a la tarima del precioso Teatro Margarita Xirgu, a toda velocidad con “Malditos banquetes”, tema que titula su disco debut, editado en 2007. Ya Ernesto Tabárez (Eté) lo había avisado antes de irse “como todos los músicos, si nos lo piden vamos a hacer unos bises”. Y cumplieron.

Un par de horas antes, una hermosa selección de tangos amenizaba la espera mientras el público empezaba a acercarse al Margarita Xirgu. “Acá podríamos fundar una nueva ciudad” arranca Eté al comienzo del show con “Fundación”, la canción que abre Hambre (2018). La excusa de esta reciente visita al país fue la de presentar su flamante trabajo, el cuarto disco de su historia, que, como contó Tabárez en una entrevista con Revista El Bondi, nació en la extensa gira europea que vivieron durante el 2016.

La convocatoria, lamentablemente, no fue muy importante pero los uruguayos lo sabían y poco les importó (“son un montoncito hermoso”). Así lo explicó Tabárez: “sabíamos que no lo íbamos a llenar pero igual queríamos presentar ‘Hambre’ en este hermoso lugar”. Punto a favor para ellos, por la sinceridad y el poco egocentrismo. El agradecimiento tanto al público como al lugar estuvieron presentes durante toda la noche. Los espectadores, claro, encantados por la intensa voz de Tabárez.

A las letras urgentes y personales de Eté se suma una banda que acompaña con sus silencios, sus notas, sus pausas. Detrás de los parches, y con un look a lo Vikingos, está Andrés Coutinho, que marca el compás con la justeza de un metrónomo. Junto a él, Marto Moreno, en el bajo, cimenta la base sobre la que la guitarra de Santiago Peralta agrega capas de sonidos y sensaciones. Una banda con todo el peso de la palabra y el sonido. Un grupo en el que la voz rasposa y profunda, y bien yorugua, de Eté pone la frutilla en la cima del postre.

Cuando estaba terminando la conmovedora “Ascensor”, aparecida en Hambre, el público empezó a girarse y dejar de mirar al escenario por unos momentos. A las últimas notas de la canción entró por la puerta una cuerda de tambores uruguaya, haciendo retumbar las paredes del teatro porteño. El ritmo candombero se apoderó por unos momentos de la sala mientras Los Problems aprovechaban para descansar un poco. Otro invitado estelar que tuvo la noche fue Luciano Lulo Esaín, baterista de Acorazado Potemkin y Valle de Muñecas, en una potente versión de “Cacería”, del nuevo disco.

El hitazo de la banda, obviamente, no faltó. “Jordan”, la canción que más sonó en las radios a ambos lados del charco, fue uno de los puntos más altos de la noche. Con letra de Jorge Luis Borges y con ritmo de country, “Milonga para Manuel Flores” fue otro de los grandes hitos de la velada. La despedida  llegó con “No sé lo que pasó”, de Vil (2011), con todo el teatro gritando al unísono “¡Fuego!” y Eté bajando al llano a saltar y abrazarse con su público.

Así fue la presentación del nuevo disco, el cuarto, de una de las bandas uruguayas que mejor conjuga letras, actitud y música. “La próxima, cuando anden mejor económicamente, traigan algún amigo” bromeó Eté ante la convocatoria porteña. Un deseo que se comparte y se sugiere, para no perderse la experiencia en vivo de uno de los mejores grupos de su generación.

TODAS LAS FOTOS