Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

El Plan de la Mariposa

Acá se trata de sentir

Cronista: Maximiliano Novelli Frutos | Fotos: Laura Torres

04 de Mayo, 2019

Acá se trata de sentir

El Plan de la Mariposa cerró el ciclo de dos fechas en La Trastienda para continuar con la gira que despide su cuarto disco, Devorando Intensidad.

Es tiempo de sanar esta miseria” rezaban los carteles pegados en el escenario, las remeras y hasta la vestimenta de los músicos. Esa frase se convirtió en un lema que surgió desde experiencias personales de los hermanos Andersen y que llegó a un nivel en el que se vincula perfectamente con los tiempos que corren. Completaba la puesta el dibujo de aquella madre loba amamantando a sus crías que se ubica en la cara frontal de Devorando intensidad, el cuarto registro publicado por El Plan de La Mariposa en 2017 y que catapultó al septeto a un sinfín de ciudades del país y varios países de Europa.

Después de haber agotado las localidades de La Trastienda en septiembre pasado, volvieron a presentarse mediante dos recitales seguidos, en los que se vendieron -nuevamente- la totalidad de entradas y permitieron al público porteño cargarse de energía, mientras continúa la lenta despedida del último -y exitoso- trabajo de los de Necochea.

“La bisagra” fue la primera de la lista que sonó tras una pequeña introducción con las cortinas bajas -y notoria puntualidad- mientras el local se inundó de aplausos, arengas y cánticos, que anunciaron el pogo, presente a lo largo del concierto. La fuerza se entrelazaba con aquella proveniente del grupo, en la que los hermanos saltaban, se agachaban, se encontraban y alejaban, un verdadero trance guiado por la música.

No hubo lugar para “La cobardía”, debido al agite que los y las fans transmitieron al conjunto, el cual agradeció en reiteradas oportunidades. El setlist repasó varias pistas de su más reciente LP, pero también sonaron aquellas de placas anteriores, tanto de Danza de Antalgia (2015), como de Trance habitante (2013) -por ejemplo, las dos primeras de la lista provienen de estos discos-, incluso rescataron “El paraíso”, de su debut -Brote- publicado en 2011.

Además, invitaron a Qki Dones, rapero, amigo de la banda y también necochense, quien aportó sus rimas en “Agua salada” junto al guitarrista Valentín Andersen. La potente voz de Camila Andersen se destacó en “El cuerpo sabe”; otra que hace mucho tiempo no tocaban -según sostuvo el cantante Sebastián Andersen- “Mujeres que bailan”, editada en su segundo álbum; y “Entrañas”, que realizaron de manera totalmente acústica, sin ningún micrófono, únicamente con la ayuda de la audiencia cantando con todas sus fuerzas.

Aborto legal, en el hospital” fue el cántico que se escuchó antes del set de bises, el cual Camila remató: “que así sea”, y estallaron los aplausos. Hacia el final sonaron “Azúcar negra” y “Te quiero”, mientras que el clímax de la velada se alcanzó con “El riesgo” y “Mar argentino”, los cuales fueron acompañados de un impresionante pogo que hizo vibrar la sala y hasta las tablas.

El Plan de la Mariposa logró una fortísima conexión con el público, en dos noches seguidas y a sala llena en La Trastienda, donde la fiesta siguió con la potencia que caracteriza a la agrupación desde sus inicios. Un show en el que todos y todas pudieron hacer catarsis, reír, saltar, cantar y quizás, hasta sanar con la música creada por cinco hermanos y dos amigos, quienes desde 2008 llevan su “rock libre” hacia todos los espacios posibles.

TODAS LAS FOTOS