Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Gran Martell

Quince años al pie del cañón

Cronista: Maximiliano Novelli Frutos | Fotos: Barbara Sardi

17 de Mayo, 2019

Quince años al pie del cañón

Gran Martell festejó tres lustros de carrera en el Marquee, en una noche que contó con la potencia que los caracteriza, un repaso por todo su catálogo e invitados de lujo.

Nunca se sabe hacia dónde va Gran Martell”, sostenía Jorge Araujo en una reciente entrevista con Revista El Bondi respecto del recorrido iniciado por el trío en 2004, que lo completa Gustavo Jamardo -bajo- y Tito Fargo -guitarra-. El remate a esa afirmación ocurrió en el emblemático predio de Villa Crespo, cuando el bajista sentenció “Hace quince años que empezamos con esto y no sabemos bien cómo llegamos acá, pero estamos”.

Una poderosa introducción dio el pie a “Sopa”, esa fuerza se mantuvo a lo largo del concierto y estuvo, desde el inicio, más que a la altura de las circunstancias. Una primera parte del set encontró a los tres músicos haciendo de las suyas mientras la audiencia quedaba atrapada en la alquimia creada por el grupo, que se caracteriza por tener presentaciones que difieren notoriamente de lo que se puede escuchar en sus discos.

Siguió “Tragamonedas”, de su segunda placa Dos huecos (2008); “El paso del reloj”, registrado en su último álbum, 4 (2016) y la acelerada “Tango griego”. En definitiva, la propuesta fue realizar un paneo a lo largo de toda su obra -tres LPs, dos EPs y un simple- a medida que pasaban las canciones, mientras el público agradecía y festejaba a la agrupación, la cual dedicó la siguiente pista a “todos los subcampeones que existen en nuestro país”. Sonó entonces “GM 2”, un rescate de su debut.

Un breve corte sirvió para cambiar el set -súper electrificado- y brindar un momento de tranquilidad cuando llegó exactamente la medianoche. Fue el momento de que pasaran al escenario los invitados para el segemento acústico, según anunció Araujo. El primero de ellos fue Dany Jiménez, quien previamente se encontró pinchando discos en el sector frontal del predio, y sumó su voz para “Vete de mí, cuervo negro”. Esta canción de Almendra, fue interpretada en clave blusera y Jiménez aportó algunas estrofas -en inglés- de un clásico de The Doors, “Roadhouse Blues”.

El siguiente fue presentado por el encargado de las cuatro cuerdas y recibió la ovación de toda la sala, Andrea Prodan. Otros dos covers fueron los que se escucharon con el hermano de Luca, uno de ellos que se encuentra en el más reciente trabajo del trío y originalmente compuesto por John Lennon y su Plastic Ono Band, “Cold Turkey”. Luego siguió uno de los momentos -quizás- más entrañables de la noche cuando tocaron, inesperadamente, “Breaking Away”, de Sumo. La audiencia, extasiada.

Nuevamente con la electricidad al palo, siguieron “Hablar callar”, “Fotos” y la que da nombre a su segundo registro. Pero faltaba un participante más. Walter “Chino” Laborde se ubicó en las tablas para “Cantor de llantos”, el último simple publicado por el conjunto a mediados de 2018, redoblando la apuesta con una fuerza inigualable.

Cerca del final, Jamardo introdujo a “Es igual”, que proviene de su primer álbum y que según el músico “es bastante polémico, pero nos va a dar la razón dentro de 150 años”, en referencia a esa placa. Un solo de bajo y los aplausos del público, al cual arengó el baterista, fueron la bisagra para la última de la lista, “Redes”, en la que una verdadera explosión sonora invadió todo el local.

Tras quince años de historia el trío formado por Jorge Araujo, Gustavo Jamardo y Tito Fargo no sólo demostró una solidez indiscutible en vivo, sino que continuamente se dedicaron a la investigación sonora. Con la improvisación como sistema de composición, les permitió explorar otras dimensiones y salir de una zona de confort. Todo su material de estudio da cuenta de ello y ejemplifican a la perfección al power trío con tres artistas excepcionales que no defraudan. ¿A dónde seguirá el camino de Gran Martell?

 

TODAS LAS FOTOS