Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Adicta

Allí estaré

Cronista: Maximiliano Novelli Frutos | Fotos: Alan Guex

14 de Junio, 2019

Allí estaré

Adicta festejó el vigésimo aniversario de su fundación mediante el repaso de todo su catálogo en una fecha que tuvo una energía imparable, en Niceto Club.

Una mezcla musical de los años ‘80 y ‘90 fue la previa para preparar el ambiente en el reducto de Palermo como celebración por los 20 años de Adicta. Lo que nadie se imaginó fue la potencia y la catarata de temas que el grupo interpretaría después, en una manera de abarcar la mayor cantidad posible de discografía y festejar con un público que, en su mayoría, los vio crecer desde sus inicios platenses en 1999.

La puesta en escena daba una pista de lo que vino después. Una gran cantidad de viejos televisores negros de tubo cubrían el escenario de un extremo a otro. Cuando éstos se encendieron se veía una imagen con el nombre del conjunto, fue en ese momento que aparecieron los músicos para completar la puesta y empezar con “¿Desde cuándo?”.

Siguieron dos pistas más del primer capítulo de Cátedras (2008), “Hablando al vacío” y “Ojos de tormenta”. Pero no fueron las únicas que se escucharon de aquella placa en el resto de la noche. Es que una banda con dos décadas de trayectoria tiene mucha discografía para mostrar, más aún en una fecha de estas características.

La concurrencia se veía exaltada, hubo quienes llegaron a bailar en una suerte de trance guiado por los sonidos potentes de las bases y la distorsión de la guitarra, conjugados con los que provenían de la sección de teclados y sintes. La interacción con la audiencia fue muy acotada, porque la energía de la música fue mucho más grande. Un tema tras otro, casi sin parar, le dieron hasta un cierto toque punk al asunto.

Una lista extensísima pasó por uno de sus trabajos más reconocidos, Día de la fiebre (2005), del cual se destacaron “Quise la gloria”, “Allí estaré”, “Soy animal”, “Perderlo todo”, que tuvo a la sala completa haciendo coros, entre otras. También interpretaron siete pistas de Miedo, su segundo LP editado en 2003, como “Ocaso”, “Esquimal” (el único momento tranquilo del concierto), “Sin mí” y “Mediodía”. Estas últimas contaron con el aporte de Loló Gasparini en voces, la única invitada de la fecha.

Sin embargo, a ese fluir imparable de las canciones, le faltaba alguien. Esa persona era Adrián “Toto” Nievas, fundador de la agrupación junto a Rudie Martínez, quien recordó afectuosamente a su amigo mientras el aplauso de los y las fans presentes invadía todo el recinto, antes de continuar con “Empieza”, otra procedente de su cuarto larga duración de 2008.

En el resto de los tracks que se escucharon, se intercalaron las voces de Jero Romero (también a cargo de la guitarra), Haien Qiu, Martínez y Joaquín Franco, quien dejó la batería para poner su voz en “Sabes cómo olvidarme”. Por otra parte, unas cuantas muestras de su debut Shh (2000) se sumaron al setlist, como “Llévame”, “Si yo”, “Nos dañas”, “Beta” y “Vidrios”, que fue la que cerró la velada.

Una fiesta demoledora tuvo 28 canciones que repasaron toda la historia de su carrera, sin parar en ningún momento del recital. El baile, los aplausos, los cánticos de quienes asistieron a la celebración acompañaron con mucha fuerza la velada y quedó demostrado que, como señaló su amigo Rudie Martínez, “la música está viva”.

TODAS LAS FOTOS