Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Valle de Muñecas

Canciones para no dormir jamás

Cronista: Maximiliano Novelli Frutos | Fotos: Paula Ruiz

01 de Noviembre, 2019

Canciones para no dormir jamás

Valle de Muñecas presentó oficialmente la edición en vinilo de su tercer disco en La Tangente, además de repasar otros hitos de su carrera.

Siempre es una buena oportunidad para que toque -y ver- a Valle de Muñecas, sin importar lo que ocurra alrededor, ni siquiera la tormenta eléctrica que se avecinaba hacia el final de un viernes pegajoso. En esta ocasión, la premisa fue festejar el lanzamiento en vinilo de La autopista corre del océano hasta el amanecer, el tercer larga duración del grupo que vio la luz en 2011.

Luego de brindar un rato a la concurrencia para que ésta aproveche a comprar la flamante edición de aquel trabajo y calmar la sed con cerveza, Mariano “Manza” Esain y los suyos ocuparon el escenario y avanzaron por toda la autopista. Desde “La soledad no es una herida” hasta “Cosas que nunca te digo”, a través de “Gotas en la frente”, “Cuentos para no dormir jamás” y la que quizás sirvió como un conjuro poético para detener la lluvia y los rayos que se aproximaban horas antes, “Ni un diluvio más”; entre otras. En definitiva, los y las presentes pudieron escuchar la totalidad del álbum en el orden exacto en que las canciones fueron plasmadas en dicha obra.

Desde la audiencia pidieron temas, que Manza rechazó amablemente con una sonrisa porque vendrían después. Es así que casi sin dar respiro, siguieron con otros exponentes de su carrera, mientras los y las fans cantaban, arengaban y se dejaban llevar por el viaje a través de los climas que generan los sonidos del grupo, con sus guitarras estridentes, un poderoso bajo y batería, matizados con la lírica de Esain, que retrata casi cinematográficamente estados de ánimo y las situaciones de la vida.

Aprovecharon entonces para repasar algunas pistas de El final de las primaveras (2015), entre las que se destacaron “La cura y el dolor”, “1000 kilómetros”, “Una hoja en blanco”, entre otras. También fueron más atrás en el tiempo, con canciones de su debut, tales como la que le dio el nombre a dicha placa, “Días de suerte”, y otra de su segundo trabajo, “Tormentas”.

¿Ya todos tienen su vinilo? ¿Vieron que bonito quedó?”, preguntaba el vocalista a la audiencia con una mezcla de orgullo e intriga por saber lo que ésta pensaba, como si fuera un registro recién salido del estudio. Instantáneamente, la sala aplaudió tras los agradecimientos a quienes colaboraron en ese trabajo y, por supuesto, al conjunto. Así siguió “Dejadez”, un clásico en sus presentaciones en vivo y sumaron dos tracks de Menos que Cero, “Kodak 1974” y “Días muertos”.

Después de una larga lista que podría haber dejado con la panza llena a más de una persona, como dice una de sus canciones, regresaron a través de la noche para interpretar dos bises. El primero, “Reinvención”, y cerraron con otro rescate de su segundo larga duración, “Vamos al cine”, registrado originalmente en Folk (2007).

Así cerraron una fecha en la que desplegaron, no sólo la potencia que los caracteriza sino, un verdadero torrente de canciones en poco más de una hora y media. Una vez más, el grupo confirmó la sentencia que afirma que, no importa qué ocurra, si se trata de un disco o edición nueva, con otras bandas o solos, siempre es una buena oportunidad para ver y escuchar en vivo a Valle de Muñecas.

TODAS LAS FOTOS