Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Dirty Loops

Jazz-pop de alto vuelo en Colegiales

Cronista: Maximiliano Novelli Frutos | Fotos: Daniel Prieto

15 de Noviembre, 2019

Jazz-pop de alto vuelo en Colegiales

El grupo sueco Dirty Loops visitó por primera vez nuestro país y desplegó todo su virtuosismo en el Teatro Vorterix.

Desde Estocolmo -en rigor, desde YouTube- a Buenos Aires fue el viaje que realizó Dirty Loops, el trío formado por Jonah Nilsson (voz y teclado), Aaron Mellergårdh (batería) y Henrik Linder (bajo). En su primer visita a nuestro país, repasaron temas de su álbum debut Loopified (2014), revivieron los covers con los que ganaron notoriedad mundial por medio de videos que subieron hace casi una década, mostraron canciones nuevas y hasta brindaron una master class en la cervecería que se encuentra en la esquina del teatro.

Vamos a empezar con algunos problemas técnicos y luego con el show”, ironizó el bajista cuando los tres subieron a las tablas, después de la apertura local que hizo Santiago Manrique. Una vez solucionado el inconveniente, el trío -ampliado a cuarteto para la ocasión- comenzó con uno de los varios covers que intepretarían, a su manera, durante la noche. Fue “Roller Coaster”, original de Justin Bieber, que sonó con un arreglo tan particular que hizo olvidar completamente que dicha canción pertenecía al canadiense.

A partir de “Accidentally in love”, Nilsson abandonó varias veces las teclas para adentrarse de lleno en el rol de cantante, con una poderosa voz y un falsete notable pudo inundar toda la sala en cada una de las canciones que interpretaron, varias de ellas procedentes de Loopified.

El segundo cover de la noche fue otro de los que el grupo publicó en Internet, “Just dance” de Adele, que se destacó por la impecable destreza de Linder, notoria a lo largo de toda la velada. Es que la técnica de los tres músicos tiene su basamento en los estudios que cada uno de ellos realizó tanto en música clásica como en jazz. La fusión con el pop determinó el sonido del conjunto y esa mezcla se aprecia en un altísimo grado de precisión en cada nota, compás y ritmo que no daba margen de error alguno.

Abajo del escenario muchas personas fueron testigos únicos de semejante fecha, con bailes, aplausos y cuerpos que se movían al mismo nivel de lo que proponía el virtuosismo de los suecos. Entre los tracks propios incluyeron “It hurts”, “Die for you”, donde se destacó su costado más jazzero; “Next to you”, su segundo simple en lo que va del año y la imponente “Lost in you”, entre otras, donde también se percibió un estilo vocal que hacía recordar a Michael Jackson.

El grupo agradeció en reiteradas oportunidades al público, mientras continuaban las versiones.  “Wake me up” de Aviccii; “Circus” de Britney Spears y “Rolling in the deep”, otra de Adele. Para cerrar el tramo principal de la lista, interpretaron la colosal “Work shit out”, otro nuevo single, producido por el legendario Quincy Jones, donde pudo verse la impresionante destreza de los de Estocolmo.

Con dos bises, “Baby”-otro de Justin Beiber- y “Hit me”, el primer track de su debut, cerraron esta primera fecha en la Argentina. Dirty Loops demostró con dieciséis canciones y una técnica superlativa que se puede llevar al pop a otro nivel y, por qué no, al jazz también.

TODAS LAS FOTOS