Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Las Flores Rock

Dia 1 - Las Flores, el frío y la lluvia

Cronista: Gentileza: Bruno Lazzaro | Fotos: Beto Landoni

16 de Enero, 2006

Dia 1 - Las Flores, el frío y la lluvia

Parafraseando al histriónico Manuel Quieto de La Mancha de Rolando, la primera jornada del festival se caracterizó por la demora por culpa de las precipitaciones, el fresco y las presentaciones de Catupecu, Maldita Suerte y Los Vinitos de

Las Flores, 180 kilómetros al sur de la Capital Federal. Lugar donde se desarrolló el primer festival de rock del año. A diferencia de los promocionados Gesell Rock, Cosquín Rock y otros megaeventos, Las Flores Rock se realizó sin publicidad en Capital. Pero sostenido por bandas como Los Ratones Paranoicos, Catupecu Machu, Árbol y La Mancha de Rolando (divididos en dos días) logró una convocatoria interesante para una ciudad chica.

Desde temprano podía verse como en el único hotel de la localidad las masas aguardaban afuera esperando ver alguna de las estrellas que brillarían en la noche del martes. Todo estaba preparado para que los dos días de rock se lleven adelante sin ningún problema. Salvo el cielo, que esta vez, vestido de tristeza, comenzaba a deshojarse mediante gotas punzantes que ponían en jaque la realización del show.

Desde hacía unos días la lluvia era intensa, pero el martes parecía que todo iba a cambiar, y por suerte así fue. Lo malo fue que por las lluvias acumuladas lo que tenía que comenzar a las 17, con la presentación de bandas regionales (de Monte y Olavarría, entre otras) y locales, se postergó. La cola (formación de gente en fila) era larga, y esperaba ansiosa, pero en orden, la autorización para que sus entradas se corten y su sueño de ver las estrellas por lo menos se realice en el tablado, ya que la noche no estaba preparada para dejarse ver en su esplendor.

Jóvenes, con un promedio de edad que había nacido en épocas menemistas, se agolpaba en las afueras y calmaba sus ansias a través de las distintas comidas que ofrecían los puestos aledaños a la laguna, un lugar mágico para todo tipo de recitales.

- En su mayoría, la gente que esperaba era de la ciudad y con su remera del evento, como un símbolo de propiedad de tierra, esperaba que todo salga bien. Es que Las Flores no está acostumbrada a recibir figuras rock. Es una ciudad donde los chicos mandan y subidos en sus motos y bicicletas recorren la avenida principal como una de sus salidas más importantes. Un lugar para vivir un fin de semana distinto, con precios más baratos que el común y una educación que no se ve por las zonas más pobladas de Buenos Aires. Una instrucción que comienza en la mañana, no con el primer canto del gallo, sino con el primer desconocido, que mirada en alto, y sin ningún tipo de segunda intención, brinda su saludo.

- Cuando todo estaba en condiciones, a eso de las 21, las puertas se abrieron y la gente copó un lugar en el que cabían alrededor de 8000 personas. Lamentablemente quedó grande, pero la alegría se veía, de todas formas, en las caras de los presentes.

La primera banda en subir al escenario fue Los Vinitos de Vincent, a eso de las 22.45, y por suerte para ellos, y por las malas condiciones climáticas, fueron vistos por más gente de la que hubieran imaginado. Luego de poner en orden los instrumentos arremetieron con fuerza. Una banda que a través de la fusión de estilos consigue representar el rap, el reggae, las baladas y el rock con muy buena calidad.

Ocho músicos en escena que mediante el agite, la alegría y la buena predisposición consiguieron calmar a las masas que ya se imaginaban lo largo que se iba a hacer el primer día. Para cerrar guardaron un mix de "So lonely" de The Police y “Whit or without you” de U2.

Al cabo de cuarenta minutos de música bien tocada y, dentro de todo innovadora, llegaron los Maldita Suerte, que a juzgar por la convocatoria podría esperarse algo mejor. Nada nuevo, un rock fuerte con calidad y que mediante historias de barrio logró hacer saltar a la gente con su poder desmedido, pero con muchísimo olor rengo. Tocaron el "Tren de las 16", en honor a Pappo, viejas canciones y aprovecharon para adelantar un tema del próximo disco, a grabar en marzo, "Plegaria de un sueño".

Pasada la medianoche, y sin hacer honor a su apellido, Manuel Quieto, apareció en el escenario para comenzar el show de La Mancha de Rolando. En las dos pantallas del costado del escenario podía verse imágenes de marchas sociales y políticos nefastos de nuestra historia. Algunos hipócritas y demagogos, palabra que Quieto debe conocer muy bien.

"Las Flores, la noche, La mancha", fueron las palabras que el cantante repitió durante el show al mejor estilo Giordano. Además de otras frases hechas como "el rock traspasa fronteras, el rock no rompe vidrieras" y otras que no hacían otra cosa más que alimentar el mito que alguna vez le dio la Rolling Stone.

Fuera de Quieto el show estuvo correcto, y fue la máxima emoción, para la gente, de una noche que se pasaba de fría. Entre los temas elegidos para un público poco común, abundaron los hits: "Buscar", "Arde la ciudad", "Calavera", "Mago de la lluvia (ese tren)" . "Mi semilla" y "Blues de Bolivia" los covers.

Luego de anunciar varias veces que se iban Quieto contó que "de chico sufría mucho, a los 6 ó 7 años no me dejaban quedarme solo en casa porque me tomaba las pastillas y el whisky de mi madre, y mis hermanos me llevaron a ver a Alejandro Lerner al Gran Rex y lo sufrí mucho, pero con el debido respeto...Lerner andate a la puta que te parió". Algo un tanto desacertado para un músico que no entra en los pantalones del tecladista. Y no se quedó ahí: "los djs hace mierda al rock" continuó en su sin fin de palabras hechas. "Perdonen si acá hay alguien que es dj, pero eso de mover una ficha y que todos salten como boludos no lo entiendo", dijo Quieto antes de saltar y correr de lado a lado, extraña paradoja, no?

El show terminó y la gente quedó contenta con lo que la banda rindió a nivel musical, habrá que ver que pensarán del cantante de una banda que usa su lugar de comunicador para decir tantas boludeces.

Minutos más tarde, a eso de las 3.30 de la mañana, Catupecu Machu saltó al escenario, pero muchos ya se habían bajado por el insoportable frío y la hora Con la fuerza que los caracteriza, tocaron grandes hits como “Y lo quiero es que pises sin el suelo” , “Magia veneno” , “A veces vuelvo” . “Hechizo” (de Héroes del Silencio), “Cuentos decapitados”, ”Dale”, “Héroes anónimos”, además de un recorrido por sus cinco discos.

Con garra y con el desparpajo que los caracteriza el cuarteto logró eclipsar a la gente con su rock inclasificable durante casi dos horas. Ya entrada la mañana y con la amenaza de que la lluvia volvería los lugareños se fueron con sus sonrisas en alto esperando que la mañana de hoy sea un cuento perfecto y sin manchas.
TODAS LAS FOTOS