Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Andrea Álvarez y Knei

Una noche de Rock and Roll en Niceto Club

Cronista: Maximiliano Novelli Frutos | Fotos: Pilar Guevara

01 de Febrero, 2020

Una noche de Rock and Roll en Niceto Club

Andrea Álvarez y Knei compartieron fecha por primera vez en el predio de Palermo, con canciones nuevas de la baterista, más el repaso por la última placa del grupo pampeano.

Rock de pura cepa fue el que se concentró en la calle Niceto Vega, en un recital que unió a Andrea Álvarez, una de las grandes instrumentistas y compositoras del rock argentino, con el trío Knei, que tiene un recorrido que inició en el under pampeano a principios de la década anterior y que continúa su franco ascenso. Además, invitaron a la guitarrista Sol Bassa, quien fue la encargada de abrir la velada mediante un set acústico.


Luego de que Bassa dejara el escenario preparado para la baterista, Álvarez irrumpió con el poder que la caracteriza frente a los parches, para crear un terremoto sonoro junto a sus secuaces, Tomás Brugués en las seis cuerdas y Lonnie Hillyer en el bajo. Así, la música inició con “Te lo juro”, uno de los varios tracks de su último disco a la fecha, Y lo dejamos venir (2015). De ese mismo trabajo, sonaron también el que le da título, “Vamos viendo”, “Vende humo”, entre otros.

Discrimina, te lastima, nos enferma y me duele”, cantó Álvarez en “Esa belleza”, cuya versión original publicó en Dormís? (2006), pero que aún hoy se mantiene totalmente vigente. Luego del único rescate de su segundo registro, fue oportunidad de mostrar un tema nuevo, que empezó, interrumpió para ajustar sonido y retomó hasta rematar con un enfático “¡Éste es un tema nuevo!”, luego de mostrarlo por primera vez en vivo. Al revés de esa dinámica que expone las novedades luego de ser plasmadas en el estudio, “todavía lo estamos investigando”, explicaba la artista.

Después de más hitos de su último trabajo, los y las presentes vieron un segundo estreno, aún sin título oficial, que empezaba con la siguiente frase “Cuando me muera voy a pedir que no me entierren, para subir y desde arriba voy a escupir, a las alimañas que nos hicieron sufrir”. Toda una declaración de principios que se conjugaba con una potencia muy notoria en cada nota que se escuchaba.

Los efusivos aplausos del público y la felicidad de Andrea fueron evidentes desde el comienzo hasta el final de su set, “estoy re contenta de que estén acá”, remarcó y agradeció a los y las músicas presentes en la noche, como así también a la audiencia. Fue entonces que decidió cerrar con “un homenaje a las mujeres y a la mujer en el rock”, mediante el cover “Me vuelvo cada día más loca”, aquella pista que originalmente compuso Celeste Carballo a principios de los 80. Así eligió despedirse y sentenció: “una noche de Rock and Roll en Niceto Club”.

Posterior a un breve intervalo para refrescar la garganta, Knei hizo su aparición en las tablas con “Nuvem leopardo” y el aire se volvió más denso. “Buenas noches Buenos Aires”, saludó a la concurrencia el guitarrista y cantante Nicolás Lippoli, quien para la segunda pista invitó a Martín Rodríguez -Poseidótica- que sumó un segundo bajo para “Vieja mujer”. No sería el último invitado del trío.

La mayor parte de la lista del grupo pampeano repasó su más reciente creación, III (2019), y sólo rescataron “Hasta que se ponga el Sol”, procedente de La puerta del Sol (2011), su debut. Para interpretar esa canción trajeron a su propio técnico, Maximiliano Leivas, quien también oficia de guitarrista y cantante de Ayermaniana, banda con la que han compartido andanzas en fechas majestuosas en el pasado.

A continuación, la tercera invitada fue Karina Vismara, quien aportó su voz y su guitarra acústica en la entrañable “Jardín”. El conjunto volvió a su formación base para interpretar “Mensaje eterno” y nuevamente hicieron metamorfosis para incluir a quien abrió la noche, Sol Bassa, esta vez con guitarra eléctrica, quien mostró su talento en “Caso perdido”.

En ningún momento las miradas fueron apartadas del escenario, las cabezas se movían, los cuerpos vibraban con cada nota y se observaba quienes seguían las letras a la perfección. El agradecimiento que expresó Lippoli no se hizo esperar y siguió esa suerte de trance hasta el final, que ocurrió con “¿Qué está bien y qué está mal?”, otra más de su tercer LP.

Andrea Álvarez describió a la perfección la noche en el club de Palermo. Rock en estado puro, que atravesó diferentes climas, letras, distorsiones, golpes, armonías y también una interesante fuerza femenina que hizo el balance perfecto. Así, la música, y en particular, el rock, fue protagonista. Knei una vez más demostró un sonido impecable, una potencia descomunal y por qué sigue vigente el rock desde las bases, con un disco antológico que hace del vivo una experiencia única.

TODAS LAS FOTOS