Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Vela Puerca

La Vela Puerca: Una relacion que no termina

Cronista: Juani Lo Re | Fotos: Daniel Prieto

12 de Febrero, 2020

La Vela Puerca: Una relacion que no termina

Después de pasar por el Cosquín Rock en Córdoba, los uruguayos completaron dos funciones en el Konex con shows al aire libre.

El Parador de Verano del la Ciudad Cultural Konex sigue a pleno y, al igual que el año pasado, recibió por partida doble a La Vela Puerca. La luna ya se encontraba detrás del escenario, cerca de las 20 horas, cuando los uruguayos salieron a las tablas. Una puesta austera de luces y pantalla espejó a 2300 personas que cantaban el ya clásico “Vamos la Vela de mi corazón”.

Apoyados en las canciones de Destilar (2018), su último disco de estudio, “Atála” y “Casi todo”, arrancaron con un repertorio de casi 30 temas. Tras el saludo inicial de Sebastián “El Enano” Teysera y una advertencia para cuidar pertenencias, el show continuó con un irregular repaso de la discografía velera.

“Frágil” y “Sanar” camuflaron la oscura atmósfera de El Impulso (2007) con el negro de la noche del miércoles. “Polidoro” y “Todo el Karma”, en la voz de Sebastián Cebreiro, desplegaron la potencia de Piel y Hueso (2011).

Del cajón de los recuerdos desempolvaron “Potosí” de De Bichos y Flores (2001), con el ya histórico plomo Manolo al frente de la arenga. También hubo momentos para que Rafael di Bello y Santiago Butler vomiten toda la rabia de sus guitarras en “La sin Razón” y, si alguno esperaba alguna canción de Deskarado (1996), se tuvo que quedar con las ganas.

El Enano apaciguó las aguas con su acústica al ritmo de “Hoy” y “Canción para Uno”, que fue la calma que antecedió al huracán. La recta final del show llegó con los hits de A Contraluz (2004), disco que les permitió el salto a la masividad en Argentina.

“Haciéndose pasar por Luz”, “Va a Escampar”, y el cierre con “Llenos de Magia”, no dejó a nadie con ganas de saltar y ser parte de un pogo mezclado de cerveza y sudor. Antes de irse, el Enano avisó que la luna que antes se había escondido tras el escenario volvería en junio en un show en el Luna Park.

La Vela Puerca pasó una vez más por Buenos Aires con un show algo sucio y desprolijo, pero nunca carente de energía, confirmando que la relación con su público parece no tener principio ni final.

TODAS LAS FOTOS