Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Attaque 77

Attaque 77: Yo volveré a las calles

Cronista: Sergio Visciglia | Fotos: Sergio Visciglia

02 de Octubre, 2020

Attaque 77: Yo volveré a las calles

Desde Strummer Bar, local que manejan Leo De Cecco (batería) y Luciano Scaglione (bajo), Attaque 77 se sumó a la ola del streaming para repasar toda su historia en un show de casi tres horas y media de duración.

Los tiempos son otros, ya lo sabemos. Algunos habrán cocinado, otros pidieron una pizza, otros con picadita y muchos con alguna bebida espirituosa al pie del cañón para ponerse al frente de la compu, el celu o la tele si logramos que funcione el HDMI. ¿Ropa para la ocasión y pijama y ya fue todo? Mientras tanto, para los que van ingresando, la música elegida por Sergio Rotman suena para amenizar la previa.

Los dilemas de la actualidad se vuelven canción y se vuelven homogéneos cuando Mariano Martínez canta para saludarnos todo eso que deseamos: “yo volveré a las calles” es el grito de guerra para empezar esta velada y para avisarnos que, todo muy lindo, disfrutemos, pero no hay comparación con aquello de mirarnos las caras y empapar nuestros sentimientos transpirados mientras el pecho ataja todos los embates de los graves.

“Canción inútil” y “Plaza de perros” continúan un comienzo que ya nos augura que la lista de Attaque 77 va a ser una de esas que luego aplaudiremos. Entre “Vacaciones permanentes” y “América” pintan algunos olvidos de letra que se sortean de manera divertida y dan lugar a la primera de muchas largas charlas que escucharemos entre los integrantes. Los primeros tópicos: halagar el lugar elegido (el sonido será muy logrado durante toda la jornada) y joder un rato a su público, especialmente a los quejosos.

Mientras tanto, del otro lado de la pantalla, varios enojos por las fallas en la conexión, un clásico de estos tiempos. No estamos preparados para esto aún, nos agarró de sorpresa. Ni nosotros, ni las plataformas, ni los servicios de streaming, ni los artistas, ni nadie. Pero el show sigue y todo se va acomodando. Hagamos de cuenta que es como cuando se nos para un gigante adelante, o tenemos que ir al baño, o nos perdemos en el pogo, o estamos demasiado ebrios, ponele (?)

Con “Caminando por el microcentro”, “Western”, “Cuál es el precio” y “El pobre” reafirmamos el poder de la lista que avecina y lanzamos, con un dejo de nostalgia, una frase que repetiremos varias veces más: “qué temazos tiene Attaque, la pucha”. Y ahí, otro parate para charlar, esta vez para despotricar contra el trap, como ya lo habían hecho en alguna ocasión, pero más que nada contra los periodistas que les preguntan su opinión al respecto de esta nueva oleada musical.

“Sin tierra” es el primer tema que suena del último disco Triángulo de Fuerza (2019) y se engancha con la siempre conmovedora ”Ángel” para desembocar en el clásico “Vuelve a casa” y volver a charlar, esta vez con grandes anécdotas de la visita de la banda a Tierra del Fuego.

Con una interpretación tan sensible como sentida de parte de Martínez, “La gente que habla sola” se nos resignifica en estos tiempos y a más de uno se nos cae una lágrima en un bloque más alternativo completado por "Tres pájaros negros", "Luz" y "Sueños". Todos se dispersa rápido con el set two tone de “Ska del éxodo”, “El jorobadito” y el cuarteto “Cartonero”. Entre medio, más charla y más bronca para con los haters. También más anécdotas de las buenas, recordando peripecias de Otras Canciones (1998) como una versión de un tema de Nino Bravo que quedó afuera, otra de un clásico de Joan Manuel Serrat que dudaron si alguna vez existió y el lapidario comentario del ingeniero de sonido Adrían Taverna respecto a la aventura de covers que estaban tramando: “se están cavando su propia tumba”.

Mucho, pero mucho punk quedaba aún con los viejazos “Combate”, “Armas blancas, “Ángeles caídos”, “Pagar o morir”, “Todo está al revés” o “San Fermín” entre otros. ¿A esta altura cuántos objetos de la casa rompieron? El pogo se nos sale por las venas pero no conviene andar a los golpes con la compu, menos ahora que los problemas del streaming parecen estar arreglados.

“Soldaditos” es uno de los más bellos temas del último disco y tal vez de la discografía de la banda, es la primera vez que suena en vivo (tendrá la marca de ser la canción que debutó sin público presente en el lugar) y abre más charlas, como las tragicómicas aventuras de Luciano Scaglione y sus bajos a lo largo de toda su trayectoria, con la ocasión que se olvidó uno en un taxi en los ‘90 como máxima proeza.

Ya pasamos la 1 de la madrugada y los muchachos siguen a pleno. El último tramo es de los hits y salen a la cancha “Chance”, “Arrancacorazones”, “Amigo”, “María” y “Hacelo por mí”. Ahora sí, llega el final tras más de tres horas de cuarenta canciones, largas charlas y divertidas anécdotas de más de 30 años de recorrido. El pedido de unión más que nunca del cantante es el preludio para la inoxidable “Donde las águilas se atreven” y el bonus track “No me arrepiento de este amor”.

Linda noche pasamos disfrutando un paseo por la historia de las grandes canciones de una de las grandes bandas del rock argentino. Seguimos subsistiendo a estos tiempos como podemos.

TODAS LAS FOTOS