Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Cosquin Rock

Dia 5 - Aires de blues y metal

Cronista: Gentileza: Gaston Magallanes | Fotos: Beto Landoni

29 de Enero, 2006

Dia 5 - Aires de blues y metal

Así se se respiró en las postrimerías de uno de los mejores festivales de rock de la historia nacional

La quinta fecha estuvo marcada por el homenaje a Pappo (aunque fue mencionado en todas las fechas). La primera banda en aparecer a escena fue Go Go Blues. ¡Cuándo se puede ver un grupo de Bolivia! Casi nunca. Los que tuvieron la suerte, pudieron aprecias un sólido sonido liderado por el guitarrista Gonzalo Gómez.

A continuación se presentó el primer “Pappo`s Man”: Alejandro Medina. El legendario bajista supo compartir banda, ya se a con la Pesada del Rock & Roll, Manal (un concierto) y con Aeroblus. Precisamente de ese trío salió “el mini homenaje”. Interpretó el mismo tema que le da nombre al grupo. Además hizo Un Trago de whisky y le dedicó a la organización los 20 minutos que le robaron.

Más tarde se presentó otro de la misma familia. Botafogo inició su set con una especie de zapada blusera muy interesante. Después tocó Hablé con Dios. Pero lo mejor fue la interpretación de un tema de Freddy King y la impresionante versión del Moby Dick de Led Zeppelín. Para ellos llamó a Nico y Ariel guitarristas de Viticus. Entre los tres realizaron sendos solos de viola que dejó atónitos a muchos.

Pero el metal estaba presente en el escenario temático. Habían pasado Aurica, Plan 4 y Mastifal, cuándo Serpentor comenzaba a calentar la cancha a puro machaque y doble bombo. El Top Line, a su vez, estuvo matizado por metal y rock pesado. Atenas cerró con Tu eres su Seguridad, de Hermética. Bruthal 6, Mad y Kefen fueron los mejores referentes del tercer escenario.

Y para todo esto no había caído el sol todavía. Faltaba mucho. Nunca en los días anteriores hubo una tan marcada división de publico. Los fanáticos del heavy no se movieron del sector predeterminado a esa música. Se armó una pequeña cofradía metalica. Así fue que escucharon y disfrutaron con la agudeza de O´ connors, la potencia y la irrefrenable pasión que despertó Tren Loco.

Y cuándo el sol se adormecía aparecieron los hijos de V8. Primero fue el turno de la banda de Walter Meza. Con todo su carisma y verborragia alentó al “aterno grito del metal”. Más tarde apareció Logos y los Mexicanos de Brujería. Y finalmente Almafuerte fue de la partida. Musicalmente fue un show que merece ser destacado por la fortaleza que imperada desde los bombos con Bin Valencia y desde la guitarra con el Tano Marciello.

Del otro lado del predio el caldo de rock y blues estaba dispuesta a estallar. Cerca de las 22, las luces del escenario se apagaron, se emitió un video con imágenes caseras del Carpo y se prendió la luz para iluminar la Gibson Flying marrón que Pappo usó en la época de "Blues local".

El show de homenaje a Pappo corrió por cuenta de una banda liderada por Miguel Botafogo en guitarra, acompañado por Luciano Napolitano también en guitarra; Yulie Ruth en bajo; Bolsa González en batería; Nico Rafeta en piano y teclados y Luis Robinson en armónica, a la que se le sumaron diferentes figuras en las voces.

Pasaron Pity de Intoxicados, Ricardo Iorio y Claudio Marciello de Almafuerte, se sumaron para entregar una poderosa versión de "Llegará la paz", y tras ellos subió el tecladista estadounidense Deacon Jones para tocar "Buscando un amor", "Siempre es lo mismo" y el "Blues de Santa Fe", las tres cantadas impecablemente por Luciano Napolitano. Después estuvieron Vitico y Nico Bererciartúa, Juance, Alejandro Medina, entre otros. La magia estuvo presente.

Los Jóvenes Pordioseros demostraron que de la manada de bandas rollingas es una de las que más vuelo propio tiene, apoyada en la notable escena de su cantante Toti y en el aporte instrumental del guitarrista Pedi.

El cierre recayó en Ratones Paranoicos, quienes estuvieron precedidos por Attaque 77, conjunto punk-rock que interpretó hits como "Cuál es el precio", "Ángeles caídos", "Espadas y serpientes" y "Hay una bomba en el colegio", con una solvencia impecable que se vio favorecida por el hecho de saber que jugó de local ante un público que lo conoce.
TODAS LAS FOTOS