Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Garage Fest

Garage Fest Dia 2 - Sobre la música como estado de ánimo

Cronista: Gentileza: Martin Fernandez Cruz | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

04 de Febrero, 2006

Garage Fest Dia 2 - Sobre la música como estado de ánimo

Durante la segunda noche del festival Garage (o Splash, o Watermelon) tocaron The Tormentos, Satan Dealers y Los Kahunas dándole al público una gran muestra con lo mejor del surf

En el marco del festival Watermelon se presentaron la segunda noche tres bandas tres, Los Kahunas, Satan Dealers y The Tormentos. Satan Dealers es una banda, por lo menos, extraña. Tocaron unos 45 minutos desplegando un poder tan natural que sorprendió. Con un sonido que remite a Coloba Milk Bar, los dealers se destacaron por ser los rupturistas del concierto. Curiosa decisión de sacarlos segundos, probablemente para generar un descanso entre las dos bandas surf de la noche.

No pienso despacharme con una explicación sociológica que de cuenta sobre la indiferencia –propia de la ignorancia y de abrazar productos carentes de contenido real- con la que es tratada la música surf en Argentina. Hoy por hoy quien no haga rock –género que en este país y por como se lo consume viene sobrando hace tiempo- esta condenado al “fracaso”, siempre que midamos el nivel de un producto en base al dinero acumulado.

La actual pobreza auditiva y artística de quienes ya tienen la sartén por el mango, sumado a la desesperante quietud mental del público impaciente por cantar un amasijo de sinsentidos da, como resultado, un país cuya identidad musical se va fusionando inexorablemente a modas pasatistas que morirán no por viejas, sino por aburridas. Hay que, en el caso de echar culpas, señalar para ambos lados. Da pena pensar esto siendo este país semillero en el pasado de bandas tan disímiles como originales.

Frente a este desolador panorama, es deber apoyar bandas “poco” conocidas. Bandas que buscan, de una u otra manera, un camino alternativo. No solo desde la propuesta musical, sino desde la identidad sobre un escenario, donde indefectiblemente se ve la pasta y el carisma de un grupo.

Los Kahunas y The Tormentos son, junto a varios compañeros de ruta como Los Peyotes, Los Barreiro, The Tandooris o Don Juan de Nadie, bandas necesarias. Estos grupos, que buscan en el público una relación más cercana y honesta, dan cuenta de la sed creativa que afecta los sectores populares.

The Tormentos y Los Kahunas hacen música surf cuyas raíces se remiten a la década del sesenta, y que mantienen una cercana conexión con bandas como Los Straitjackets o Bomboras. Hay en este género musical un dialogo exclusivamente musical y corporal.

Nada de letras miserables que propongan soluciones a los diversos problemas ecológicos, sociales, etc., nada de ese arte basura. Estas 2 bandas realizaron un show (junto con los dealers) de puro deleite musical. Hay en sus coreografías, que no son muchas pero sin lugar a dudas si enriquecedoras, un disfrute propio del músico que encuentra en su guitarra el medio idóneo para hacer lo que le gusta.

Porque se nota que aman lo que hacen. Y ese sentimiento, esa euforia desmedida son la clave de Kahunas y The Tormentos. Es la música quien dicta un estado de ánimo, una alegría inherente a la banda que repercute en todos los que atestiguamos ese desborde musical, obligándonos de manera leal a sumarnos en ese festejo. Estos grupos saben darle una identidad a sus temas, proponen una oferta que apela a la sensibilidad de quien sepa escucharla.

The Tormentos, como los Kahunas, se enfrentan a la difícil maniobra de darle a sus canciones vida propia. Vida que resulta ser exclusivamente instrumental, y eso la convierte en una de las formas musicales más puras que hay en este país. Disfrutar de Los Kahunas o de The Tormentos (por no extender la lista) se transformó, en estos días, en unos de los momentos de mayor autenticidad musical en la Argentina.
TODAS LAS FOTOS