Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Baradero Reggae

Baradero Reggae 2006 - Al calor del espíritu de Marley

Cronista: Gentileza: Gaston Magallanes | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

20 de Febrero, 2006

Baradero Reggae 2006 - Al calor del espíritu de Marley

Y la fiesta comenzó. A puro reggae, Baradero se camufló a lo Bob Marley para recibir a cientos de jóvenes con ganas de la mejor música

La llama estuvo encendida todo el sábado. Pero no era la del reggae, sino la del infierno. El calor que asoló gran parte de Buenos Aires no fue ajeno a esta ciudad del norte bonaerense. El incesante calor hizo que se retrase el inicio del festival, y por ende, que se atrase. Cerca de las 5 de la mañana del domingo finalizó Dancing Mood.

Pero todo había empezado a las 4 y media con bandas cómo Ron Damón de Mar del Plata, o Dubies y Sistema Natural. Los poco que se bancaron estar a esa hora en el predio pudieron ver a muy buenos referentes de los ritmos jamaiquinos.

En su segunda edición Baradero Reggae se alojó nuevamente en el Estadio Pedro A. Carossi. Una de las particularidades de evento fue que el DJ MC Intoch musicalizó el ambiente entre el intersticio de bandas. Así fue que no pararon de sonar melodías en toda la jornada.

Pintabien, deleitó a los presentes con muy buenas versiones, acompañado de ritmos bien punzantes que arrancaron aplausos a los pocos que se iban animando a dejar las “delicias” de los campings y exponerse a nuestro amigo sol. La voz del cantante pregonó: “Ella no baila”, y agregó: “pero ustedes pueden bailar, saltar y hacer todo los que quieran”. 8 canciones fueron las elegidas para el repertorio de esta banda.

Sobresalió Sé que no de todos tus Muertos. La gran velada comenzaba a nacer. Butumbaba siguió contagiando alegrías. Los de Santa Fe mostraron varios temas en inglés a cargo de Cristian Carmello.

Cada banda iba agregando un condimento especial. Y todo se prestaba para olvidarse un poco de la rutina y esas mini vacaciones eran lo ideal. Cuándo la noche iba ganando terreno los de Mensajeros salieron a escena con doce temas. Atahualpa fue uno dejó un aire de historia. Los vientos generaron un clima que le dio a esta versión que rememoró la historia del viejo cacique Inca muerto a manos de los conquistadores. Un grito de unión salió de Una Raza. “Mi gente negra/ mi gente blanca/ somos una misma raza” decía la canción de redención.

Andando Descalzo se ganó a muchos saliendo del clima reggae. Aunque con esos ritmos la banda de Juani Rodríguez, Pablo Otero, Carlos Quinteros, Maxi Suppa, Emiliano de la Encarnación. Ariel Paladino, Damián Vilte y Cristian Espinosa, interpretó temas de The Doors y de Sumo. Terminaron con Una flor para otra flor, con aires de Auténticos Decadentes.

Holy Piby se mostró muy sólido arriba de las tablas. Con un buen sonido de banda en conjunto, con mucha potencia y buena percusión presentaron todo su repertorio para la ocasión.

Después salió el gurú y el personaje de la noche: Fidel Nadal. El incansable abrió su set con Trabajo de hormiga. Arengó e invitó a la gente a cantar, saltar, silbar. Mientras las formaciones de los demás promediaban los 6 integrantes. Fidel estuvo acompañado sólo por un percusionista y un sampler. Andate y Se que no fueron las versiones de la etapa en grupo del Gran Reggae Man de la noche.

A esta altura se comprobó que la ribera del río de no era el factor imán del público. Sino que el publico fue escaso por algún motivo para analizar fríamente. Pero cómo lo que reinaba era el calor musical, humano y demás, eso que se estudien los organizadores.

Después fue el turno de Riddim, quien brindaron todo a ritmo de Ska, una de las canciones más sobresaliente. “Puedo Dar” fue el cierre para darle paso a Resistencia Suburbana. Pero a eso de las dos de la mañana llegó lo mejor: Nompalidece. Ellos presentaron algunos temas nuevos y tocaron varios de su repertorio habitual. Dame luz o Y dime ya fueron algunas de las versiones interpretadas. Mucha gente estaba saturada de cansancio. La jornada intensa fue el detonante para que el césped fuera un gran dormitorio. El exceso de bebida (la cerveza estaba barata) u otras yerbas hizo muchos se recostaran a disfrutar entre sueños de las dulces melodías.

Finalmente salió una de las bandas más significativas del ambiente. Los liderados por el trompetistas Hogo Lobo se llevaron los últimos elogios . Dancing Mood comenzó con una gran zapada que dejó al descubierto el brillo de cada músico. Algunos de los temas que hicieron fueron: A night in Tunisa, Police Woman, Confucious, Fantasy o Dr Kildare.

Agazapados en la soledad de estrellas y buenas melodías finalizó la segunda edición del Baradero Reggae. Con el espíritu de Marley la ceremonia terminó de la mejor manera: en paz y todos alucinados.
TODAS LAS FOTOS