Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Divididos

Luca sobrevoló el escenario

Cronista: Beto Landoni | Fotos: Beto Landoni

01 de Marzo, 2006

Luca sobrevoló el escenario

En una noche donde el aroma a reencuentro se respiraba en el ambiente, Divididos ofreció una nueva versión de su ya conocido Acusticón. La Bitácora te cuenta sobre un invitado sorpresa

Luego de una semana caliente, ya sea por la sensación térmica o por las presentaciones de los Rolling Stones, el viernes nos entregó una noche fresca como si supiera lo que sucedería en el interior de La Trastienda Club.

Si, y aunque Divididos se presentaba como si se tratara de una noche más con sus conocidos acústicos, no fue asi. El lugar estaba colmado y con entradas agotadas, sold out o como quieran decirle. En el primer piso no cabía un alfiler, la cantidad de gente de pie formaba hasta seis filas, increíble.

Se abrió el telón nomás y la Aplanadora salió a escena para empezar con su set. Sentados comodamente aparecieron: Ricardo Mollo al mando de guitarras criollas, Catriel Ciavarella alternando entre la bateria, pandereta y cajón peruano y Diego Arnedo que pasó de un bajo triangular de pie tocado con un arco a su brutal bajo eléctrico.

Durante 45 minutos deleitaron a un público que no paró de cantar cuanto tema interpretaron. Para finalizar la primera parte del set se despacharon con tres de Sumo, “Mula Plateada” para calentar los motores y como si Luca diera la bendición se presentó sobre las tablas otro Sumo, Roberto……… Petinatooooo!!!!. El ex de la banda de Luca cautivó a los presentes con su saxo en los temas “TV Caliente” y “Debede”.

Al finalizar, se vino un parate 20 minutos como para bajar los decibeles de un público que estalló con la sopresiva aparición del ahora platinado conductor de “Duro de Domar”.

Ya sin maquinas e instrumentos nuevos sobre el escenario, El Fantasio, Por el Aire como un Tiburón y Tomando Mate en la Paz fueron los elegidos para comenzar con la segunda parte, ya más eléctrica. La interacción de la banda con la gente fue muy fluida, tanto que los pedidos desde la sala estaban a la orden de la noche.

Así fue el caso de un fanático que no paró de insistir al grito de “Un sólo de bajo de Arnedo!!!” a lo que Diego respondió: “Teniendo semejantes músicos sobre el escenario, ¿vos queres un sólo mio?”.

El repertorio continuó como si se tratara de un homenaje póstumo a grandes figuras del rock internacional, “Light My Fire” de The Doors y “Little Wing” y “Voodoo Chile” de Jimi Hendrix detonaron en los amplificadores Matchless de Mollo y los Ampeg de Arnedo, mientras que la batería parecía sobrevolar el escenario cual batidora a potencia 10 (¿Es necesario pegarle tan fuerte?. Definitivamente, si).

Ricardo recordó una anécdota con el “Ultimo que se fue” en clara alusión del Carpo, al recordar cuando el maestro le preguntaba a Mollo si había algún tema del negro (Hendrix) que no había podido sacar… “Pappo me pregunta a mi…si vos sos mi referente, le decía” y rápidamente aclaró que él no recordaba a la gente cuando muere sino cuando nace y que dentro de pocos días -el 10 de marzo- sería el cumpleaños de Norberto Napolitano. La sala estalló en aplausos.

“Vida de topos”, “Heroína”de Sumo con Peti como invitado, “Rock de la mujer perdida” de Los Gatos, “Sabado” y “Paraguay” cerraron una noche en la que los reiterados e intensos aplausos parecían no alcanzar para agradecer tanta emoción.

Sin dudas, la nostalgia y el recuerdo fueron el marco que Divididos aportó para un acústico diferente al que nos tiene acostumbrados. Desde la versatilidad para moverse entre los covers de legendarios músicos como Héndrix, pasando por la perlita de Pettinato y su saxo, hasta la mención del Carpo, la Aplanadora demuestra que sigue arrasando el tiempo a fuerza de talento.

TODAS LAS FOTOS