Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Franz Ferdinand

El Luna Park vibró con la intensidad de Franz Ferdinand

Cronista: Gentileza: Guillermo Lopez | Fotos: Beto Landoni

05 de Marzo, 2006

El Luna Park vibró con la intensidad de Franz Ferdinand

Se trata la banda de new wave más influyente del momento, se presentó el martes pasado por la noche en el Luna Park. A pura velocidad y sudor, el grupo despachó lo mejor de sus dos discos. Para el batero, todos los aplausos.

“Qué mejor que aprobar un examen y ver a Franz Ferdinand el mismo día”, decía uno de los miles de fanáticos que desbordaron el Luna Park para ver a la banda antes de que teloneen a U2 en River. El grupo de Alex Kapranos (guitarra y voz) demostró por primera vez en suelo argentino su penetrante performance en vivo, compuesta de un new wave con aceleres tipo punk mezclado con matices pop y toques funkies.

Con vestimentas muy elegantes (como era de esperarse), los escoceses abrieron el show a pura velocidad con Come on home, para la sorpresa de algunos que suponían que el hit Do you want to iba a ser la primera del repertorio. Sin embargo, no pasaría mucho tiempo para que llegara ese tema, uno de los más festejados de la noche.

Además de ropas bonitas, los cuatro integrantes de Franz Ferdinand son poseedores de un virtuosismo que se vio a lo largo de todo el show. En Auf Achse el guitarrista Nick McCarthy y Kapranos cantan al mismo tiempo mientras rasguean sus guitarras con una rapidez que asombra a más de uno.

Párrafo aparte para el baterista, Paul Thomson, que junto al inexpresivo bajista Bob Hardy da forma a la envidiable base de la banda. Thomson, además de transitar al grupo por ritmos punk, pop y funk con un preciso tempo, aporta sus coros en la mayoría de los temas. Y como si fuera poco, en Walk away, dejó la batería a cargo de un asistente y se colgó la guitarra. ¡Todo un polirrubro!

Al escuchar Franz Ferdinand sucede que en el algún punto los temas suenan similares. Quizá para evitar esto, a mitad del show, la banda hizo un paréntesis y realizó un mini segmento acústico donde pasaron Eleanor put your boots on y la ya nombrada Walk away. Sin embargo, la tranquilidad duró poco: enseguida arremetieron con Darts of plesure y una extensa e intensa versión de Take me out, ambas de su homónimo disco debut.

Después de un falso final con Michael y 40 ft la banda volvió al escenario, para alegría de una audiencia fiel que festejó cada tema y cada palabra de Kapranos, sobre todo sus “¡Muchas Gracias!” en un aceptable castellano. This fire fue la elegida para cerrar la noche a pura fiesta.

Al final, los cuatro integrantes se abrazaron de frente al público que los aplaudió feliz por haber visto por primera vez en vivo a un grupo que con dos grandes discos pide pista para más. Y afuera del Luna Park, lo de siempre: un gran tumulto de gente empapada en sudor, la botella chica de agua a un precio elevadísimo y los clásicos vendedores de remeras de la banda de turno.
TODAS LAS FOTOS