Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Villanos

Noche villana en un barcito de colegiales

Cronista: Gentileza: Sebastián Barrera | Fotos: Beto Landoni

08 de Marzo, 2006

Noche villana en un barcito de colegiales

Villanos se presentó en el Teatro de Colegiales y se despidió de su último disco “Superopoderosos” para poder ingresar al estudio y empezar a trabajar en su próximo trabajo

Jagger ya se había ido, Bono seguía dando vueltas por Buenos Aires y los hermanos Gallagher esperan pisar suelo argentino. En medio de tanto lujo de primer mundo, en un rincón de Colegiales se presentaba Villanos, una de las bandas más púberes de nuestro rock nacional.

Muchas mujeres. Muchas niñas. Los alaridos desesperados llamando al líder villano, Nico “Loki”, parecían construir un eco infinito y, por momentos, irritable.

Loki no salió, sino un presentador que los introdujo como la banda más loca, divertida y canchera de la Argentina: “...con ustedes, ¡Villanos!”. Y salieron.

El telón se abrió y esperando encontrarlos con sus guitarras colgadas del hombro, aparecieron sentados en unos sillones que rodeaban a una mesa negra que simulaba ser un barcito. Claro, lo tuvieron que explicar, porque parecía el living de cualquier departamento, pero la intención es valida.

Con “Descontrol” salieron y desataron el primer pogo de la noche. Las adolescentes, muchas acompañadas por sus padres, saltaban y deliraban. Otros, experimentaban la hermosa sensación de presenciar su primer recital solos. Aunque también, debido a que la banda ya tiene ocho años en el ambiente, se encontraron los viejos villanos, “los que los siguen siempre”.

Los temas seguían, Como Duele, Muerte y Vecinos, todos acústicos, todos sentados, todo tranquilo. Un amigo disfrazado de mozo les servía cerveza y un vino con corcho y todo (eso hizo que el muchacho vaya y vuelva más de una vez). “Nunca más vuelvo a este bar”, gritaba Mini, el guitarrista. El mozo se fue, listo, sigamos: “Un fuerte chiflido para el mozo por favor”. Y vinieron sus respectivos silbidos.

El rock and roll, furia constante de los últimos días en la capital federal, se sintió en todo el Teatro, los flequillitos y las toppers bailaban con Sedado, Pronto, Bajón y el ya clásico Alma en llamas.

Paréntesis: Después de Los Piojos y Los Redondos, se podría asegurar que los Villanos son los que más desfilan su merchandising. Las remeras rayadas de distintos colores forman parte del uniforme de la banda, ya seas grande, chico, gordo o bizco. Fin del paréntesis.

Los temas siguieron y con el hit super piola “Chau corazón” se despidieron de las guitarras, luego de homenajear a Charly con el cover “Me siento mucho mejor”.

Entre tema y tema, la banda parecía olvidarse de su público. Las charlas entre ellos y el juego con el mozo irritaban hasta a el más fanático. El publico, abajo, ellos arriba. Dos sintonías distintas hasta que las guitarras vuelvan a sonar.

La sesión eléctrica le dio color a la noche. Villanos despidió de su último disco “Superpoderosos” y pudieron repasar parte de su carrera para volver al estudio y empezar a grabar su nuevo trabajo.

Los temas siguieron con Amor Satelital, Barrilete y Sin mi, aunque todos, y todas, esperaban irse con el tema Mtv de la noche: “Llame Ya!”. Su capricho es ley, y así fue: Villanos se despidió con más de 30 temas en una larga noche donde se bailó y se agitó a una vieja banda que todavía es virgen en miles de oídos adolescentes. Las Fms ya harán su trabajo, los canales de música seguirán pasando sus hits y Villanos podrá tener el lugar que necesita para poder ganar un lugar dentro de los grandes.
TODAS LAS FOTOS