Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Via Varela

Palo y palo en plena Vía

Cronista: Gentileza: Gaston Magallanes | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

31 de Marzo, 2006

Palo y palo en plena Vía

Con un poco de magia y mucha pasión Vía Varela se presentó en El Condado el viernes pasado. Fiesta, talento y delicatesen.

¿Adónde va? ¿De dónde viene? Con Limón García nunca se sabe. Pero lo que está claro es que cuándo Los Vía están arriba del escenario suenan que dan miedo. Con los típicos movimientos robóticos del cantante, la banda arrancó con Cielo Gris.

Pero antes una loca maestra, un doctor, la coffeur y una rechoncha ama de casa le pusieron color y ternura a la espera. Estos actores, que oficiaban de anfitriones, enseñaban al público, que iba llegando, a utilizar una serie de elementos “para estimular el creativo que llevamos dentro”. En cada mesa se presentaban una serie de artículos para realizar collage y expresarse artísticamente. Al final, las obras, fueron expuestas en la entrada del local.

Con una cantidad considerable de gente, la noche fue ganando en intensidad. La contundente ironía de “M´ijo el doctor” en Mami Papi creó un clima especial, sumándole un bajo machacante, que marcaba la tensión, y las guitarras que lloraban en el estribillo.

A eso le siguieron No sabría, Soy un señor y Chica Freud. La sutileza de una banda que suena como un relojito, quedó demostrado en un tema bien guitarrero como Dando Vueltas.

Limón estaba por momento eufórico, y en otros impacientes. Pero en toda la noche se lo notó muy contento. Agradeció mil veces al público. Saludó y mencionó a varios amigos. Entre ellos a los músicos de Pampa Yacuza y La Senda del Caos. Y sentenció: “aunque algunos digan lo contrario, a mi el rock me dejó mis más grandes amigos”.

El primer invitado fue Hernán de Pampa Yacuza. Subió en Bailaban. El tema que en Picado Grueso, lo interpretan con el Pelado Cordera de Bersuit.Todo lo brindado iba creando un clima especial. Las mesas ya incomodaban un poco. Los fans querían saltar y gritar bien fuerte. Promediando el concierto presentan un tema inédito: Solcito. Un calido tema para cantarle al oído a un amor, en la orilla de la playa.

Finalmente todo parecía un volcán a punto de estallar. La aplastante versión de Palo y Palo dejó marcado en todos unos fuertes sentimientos de identidad. Y más después de las palabras de García: “Dedicado a Kosteki y Santillán” . Los jóvenes piquetos muertos a manos de la policía en 2002.

Con Viejos Vinagres de Sumo y O Juremos nadie podía controlarse. Después de 20 canciones el grupo se despide. Pero la gente no. Fue por los gritos que decidieron volver. Pero al no tener nada previsto, decidieron tocar de nuevo Palo y Palo. Un recitar espectacular. Algo que evidencia que Vía Varela está para mucho más.
TODAS LAS FOTOS