Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Mimi Maura

La sensualidad entre boleros y reggae

Cronista: Gentileza: Guillermo Lopez | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

02 de Abril, 2006

La sensualidad entre boleros y reggae

Mimi Maura tocó el sábado en Niceto para presentar los temas de su último disco de covers: 63-68-74. Sonidos caribeños, pasión y fiesta de la mano de la puertorriqueña más sensual

Pasadas las 22 horas, el público comenzaba a hacer fila en la puerta de Niceto Club. Algunos rezagados, más afortunados, lograron evitar la cola y aún así no perderse de nada. Todos se congregaban en el lugar convocados por los “Mimimauras” que presentaban los temas de su último disco de covers de clásicos del reggae, rocksteady y ska llamado 63-68-74. Este nuevo material parece ser una vuelta a las raíces del grupo ya que desde mediados de los 90 vienen reversionando temas de sus ídolos.

Sin más parafernalia escénica que luces rojas y verdes, la banda apareció en el escenario de Niceto encabezada por la puertorriqueña Midnerely Acevedo (mejor conocida como Mimi Maura) con un impecable vestido blanco. Y dieron comienzo a la noche con el clásico de Lee Perry y Leroy Silbes, Garden of life.

El clima del show es puramente de fiesta. Todos se mueven al ritmo de los boleros caribeños y quedan hipnotizados por la voz y sensualidad de Mimi que mantiene canción tras canción y llega a romper el corazón de más de uno. Su marido, el ex Fabulosos Cadillacs y saxofonista de la banda, Sergio Rotman, no se queda atrás: una mujer del público lo halaga, pero en voz baja, quizá por miedo a que escuche Mimi.

El público corea la mayoría de los temas de la banda, sobretodo los que están más cerca del escenario. En Soñando despierto, todos acompañan a Mimi en el estribillo, al igual que en El apartamento, donde también cabe destacar el excelente solo del trompetista Hugo Lobo (también integrante de Dancing Mood).

Si de solos hablamos, Mimi deja el escenario para dar lugar al baterista, Fernando Ricciardi, con su solo en el final de Frenesí. Luego vendrán Mensaje especial y Misterio, donde cientos de burbujas que caían del techo envolvieron a todo Niceto.

Bajo la atenta mirada de Juan Carbone, saxofonista de Callejeros, que se mimetizaba con el público, la banda empieza a tocar los acordes del tema más festejado de la noche: Yo no lloro más. Y así, cuando la fiesta no podía ser mejor, el baile sobrevino en todos los presentes que ya venían lustrando el piso con sus pies al ritmo de Mimi Maura.

El repertorio de la banda abarca toda su discografía: desde su homónimo debut, pasando por Frenesí (del 2004), hasta los temas de su flamante disco de covers, ideal para los amantes de los sonidos jamaiquinos. Todo, para ejecutar a la perfección boleros y ritmos caribeños, dando forma a un excelente show.

Pero, “todo tiene un final”, o por lo menos así lo dijo Mimi, anticipando el fin de la noche. Como frutillita del postre (o del show) hicieron perfectas versiones de Not for sale, Dulces sueños y Ba ba boom. Los bises cerraron de la mano de No, no, no.

Mimi Maura cerró así una noche en la que desparramó su particular sensualidad latina y pasional que expone a través de su voz y sus movimientos. La banda complementa contagiando a todos con su enérgico sonido de vientos y percusión. Y el público, factor importantísimo, se entrega al baile durante todo el show.
TODAS LAS FOTOS