Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Buenos Aires Karma

Qué tiempos aquellos

Cronista: Gentileza: Pablo Gabriel Krause | Fotos: Beto Landoni

07 de Abril, 2006

Qué tiempos aquellos

Buenos Aires Karma llegó al Teatro Liberarte el jueves por la noche para presentar su segundo EP, Nadie Respira Por Vos, un pasaje hacia la furia rockera que marcó a fuego los años ’90

Desde sus comienzos, allá por la década del ’50, el rock ha ido mutando y evolucionando su sonido de manera constante, marcando de manera particular cada una de las décadas que atravesó en sus cincuenta años de historia. Los ’90, por su parte, fueron marcados a fuego por la oleada de bandas grunge, oriundas en su mayoría de Seattle, cuyos principales exponentes fueron Pearl Jam, Alice In Chains, Nirvana y Soundgarden. Allí es donde apunta el proyecto de Buenos Aires Karma, que el jueves por la noche abordó el escenario del Teatro Liberarte, dejando en claro que la esencia de aquellos años sigue viva, que la llama no se apagó.

En ese marco, Buenos Aires Karma desarrolló un sonido elaborado y definido que los lleva a desenvolverse con soltura sobre el escenario. Guiados por las guitarras de Pablo Passano y Emanuel Sáez, la banda comienza descargando furiosos acordes distorsionados para luego, a la hora de los versos, apoyarse sobre las bases del bajo y la batería, en manos de Gregorio Martínez y Juan Carlos Ruis respectivamente.

Además de las guitarras, Pablo y Emanuel comparten las tareas vocales del grupo a lo largo de los temas, en donde intercalan el inglés con el español incluso en una misma composición. Este contraste “idiomático” se acopla además, por lo general, a los cambios en la intensidad de las canciones, acentuando aún más los cortes y la potencia de los temas.

Precisamente, esta relación entre los pasajes distorsionados y otros trayectos más oscuros del sonido de la banda, es utilizado por Buenos Aires Karma para mantener acaparada la atención del público y sorprenderlo con cortes inesperados que llevan a los temas a atravesar distintos “estados de ánimo”.

Si bien anunciaron que su próximo EP mostrará un costado más relajado de la banda, el fuerte del grupo es justamente esa “marca registrada” de los 90’s que se caracteriza en pasar de estribillos furiosos a versos más introspectivos. Buena parte de la responsabilidad debe ser acreditada al trabajo de las guitarras, que además de “poner lo que hay que poner” a la hora de pisar la distorsión, logran generar un clima expectante durante los versos, que funciona además como acompañamiento perfecto de las voces.

Buenos Aires Karma es, en cierta manera, un pasaje hacia la furia y la experimentación de los años noventa, que sirve como fiel reflejo de la enorme influencia que el auge del grunge acarreó en los años venideros. Más allá de no representar un quiebre en el universo musical ya conocido, es bueno saber que aquel espíritu rockero no murió con la desaparición de sus principales exponentes, sino que sigue hasta nuestros días.
TODAS LAS FOTOS