Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Kapanga

Kapanga y el Mono relojero

Cronista: Gentileza: Jose Alberto Ferrentino | Fotos: Beto Landoni

06 de Mayo, 2006

Kapanga y el Mono relojero

Kapanga llenó el Estadio Obras para grabar un DVD en vivo y con esta excusa alegrar a su público que siguió sus guiños, canciones y emociones durante dos horas de recital.

Caía la noche del viernes en la Ciudad de Buenos Aires y en los alrededores del ex estadio de Obras Sanitarias la gente exaltadísima aguardaba el inicio del recital de una de las bandas nacionales ya consagradas. Y cuyo crecimiento se ha hecho abismal en los últimos tiempos.

Dentro del templo del rock, la gente eufórica se dedicaba a cantar canciones de la banda, a tirar globos y papelitos y a poguear. El entusiasmo se prolongó hasta a las nueve y media, cuando tras la frase del Mono “¿Quieren rock?”, Kapanga salió al escenario, justamente con el tema “rock”; apertura que desencadenaría una serie de éxitos de manera constante durante toda la velada.

La elocuencia, generada por la buena onda de la banda, fue ganando espacio en el corazón de la monada. Sucede que la arenga proveniente de los cinco integrantes fue constante, y eso se reflejó en el público, que al contagiarse acompañó en todo momento con ansias y expectativas.

Fue así, que durante toda la noche la multitud se mostró muy alegre y se comportó acorde al recital, cantando y alentando a la banda ritmo de “Pan y vino, pan y vino, pan y vino, pan y vino, el que no grita Kananga para que carajo vino… ”. Hasta la platea presenció el recital de pie, saltando y revoleando sus remeras.

La noche iba transcurriendo y en el tema “Postal”, un cadáver (hecho de cera), se impuso en el escenario para reflejar, por medio de la canción, la marginalidad que sufren las clases sociales bajas en nuestro país.

En dos pantallas ubicadas arriba del escenario, se proyectaban algunos videos, y en el tema “Miami” (hace alusión a la fiesta, el alcohol y el descontrol de la juventud), el grupo implementó un paso sumamente artístico, bailando al son de una bola de boliche y denotando algunos pasos similares a los de Carlitos “la mona” Gimenez, cordobés y cuartetero.

Quizá el show alcanzó su techo musical cuando Kananga interpretó en forma seguida los temas “Bisabuelo”, “Elvis”, ”Ramón”, “El universal” y “En el camino”. Luego del receso, la banda oriunda de Quilmes volvió al escenario para realizar un set tan acústico como pequeño (en tamaño). En relación a este último tema el Mono esbozó un “Nos achicamos para el que quiera llevarnos a su casa a tocar”

Inmediatamente después interpretaron una estrofa del tema “está saliendo el sol” (a modo irónico), en el que el público chifló con desgano, no por Kananga, sino por la misma del Pity Álvarez.

Cerca de las once y media de la noche, la banda recitó el tema “El mono relojero”, dando algún que otro insulto al ex presidente Eduardo Duhalde, emblema significativo del tema, quien implementó la veda alcohólica (en su etapa como gobernador), a partir de las 3 de la mañana.

Fiesta. Esa es la palabra que define al mundo Kapanga. Fiesta arriba del escenario y también en los rostros de las personas. Sí, no hay momento en el que el público denote aburrimiento o disgusto.
TODAS LAS FOTOS