Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Vetamadre

Un Show De La Vetamadre...

Cronista: Gentileza: Matyas González | Fotos: Beto Landoni

28 de Mayo, 2006

Un Show De La Vetamadre...

Esta formación de cuatro totems de poder demostraron tener la porción justa de energía en sus dedos para dar un show como el que brindaron en La Trastienda.

Paso algo de tiempo para poder volver a encontrarnos con los Vetamadre. Esta formación de cuatro totems de poder que parecen tener entre sus dedos la porción justa de energía como para dar, como lo hicieron el pasado jueves 25 de mayo en La Trastienda Club, algo mas que un buen concierto de rock. Y es que en la imagen de su cantante y primera guitarra (Julio Breshnev) , pareció encontrarse la esencia de lo que la banda deseó transmitir en su conjunto. Un rostro, su rostro!!. Una constante inyección de sangre, una cara con venas palpables y unos ojos rígidos , firmes y teledirigidos a un público que los entendió y disfruto a cada instante.

Un frontman de muñequeras y barba faraónica; la cual parece usar a modo de conducto de energía, entre su cerebro y el escenario, derramando en el mismo, una especie de flujo eléctrico que alcanza y penetra tanto a sus tres compañeros como a las cientos de almas allí presentes, sedientas de ese power-depre rock tan personal que vetamadre sabe hacer.

Su bajista (Coca Monte ) ,totalmente agresivo, supo sonar distorsionado, usó efectos y levantó el mar de sonidos con su marea alta de cuatro cuerdas . Un baterista como (Federico Colella) de una raza casi-animal que golpea sin piedad, sin temor a matar, además prepara climas que rompe en explosivos redobles que suda y que por momentos parecía casi derribar La Trastienda sin importar sus resultados. Un teclado y armoniquista creador de climas con efectos y brisas sutilmente agresivas . Los condimentos para esta orgía de cuerdas, gritos, platos y sudor fueron varios. Como las proyecciones sobre un fondo blanco en las cuales mostraron al alien de Veta quien giraba y nos observaba desde “su oscuridad”, ciudades y estructuras edilicias, imágenes de viejos tiempos de la banda.

Además, la invitación de “Pichu” de Cabezones, para interpretar “No me ves” en un desordenado duelo de potencias a dos violas con una banda a pleno, y a modo de aguante la presencia de Cesar Andino en los labios de su primera guitarra, aludiendo a su progresiva recuperación.

Se presentaron temas que incluirán en su próximo trabajo, hoy en plena cocción, y hacia el final un mini unplugged con raros instrumentos, acústica y cajas como un regalito del día de la patria.

Fue un show largo, anhelado por muchos, con aroma a corte para seguir en ascenso y no descuidar a su gente. Una noche con picos altos, una tensión constante, mucho ruido, electricidad desbordada, un buen trabajo de sonido lo mismo de luces igual en las proyecciones. Más de 2 horas de pureza, de la más oscura, cruda, lírica , natural y poética pureza...
TODAS LAS FOTOS