Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Condena de Cain

La Condena Del Naúfrago

Cronista: Gentileza: Jose Alberto Ferrentino | Fotos: Beto Landoni

30 de Mayo, 2006

La Condena Del Naúfrago

En La Castorera se presentó La Condena de Caín y entre cervezas, música y clima de hermandad tocó gran parte de su discografía, incluyendo actores y papelitos. Ni Maradona se perdió el show

Siete y media de la tarde del domingo, la puerta del boliche cerrada y la gente aguardando afuera. Del otro lado de la avenida, un trapo bastante grande con el nombre de la banda decoraba el ambiente, que minutos más tarde daría de qué hablar a lo largo de la noche.

La gente tomaba cerveza, charlaba y asomándose a la avenida Córdoba hizo su aparición un grupo de jóvenes con algunos gorros, ropa de murgueros, cantidades importantes de papeles embolsados y el Diego...Sí, un Maradona de cartón que tenía puesta una remera con el nombre de la banda.

Pasadas las ocho de la noche se abrieron las puertas y una vez allí se visualizaban varias cortinas pendiendo del techo, un telón un tanto peculiar (un color azul bastante afeminado) y las respectivas sillas con sus mesas para aquellos negados a presenciar el show en posición vertical.

Ahora sí, vamos al grano...Nueve menos cuarto se apagaron las luces de la Castorera y La Condena de Caín salió al escenario con el tema “Niña de ojos negros”. Y con la banda salieron los papelitos, que se desparramaron rápidamente por todo el salón cubriendo de blanco desde el suelo hasta el escenario. Un paraguas, el pogo nuestro de cada día y a rodar mi vida, como diría Fito.

Entre tema y tema se escuchaban los cantitos de la gente al ritmo de “Siga, siga, siga el baile al compás del tamborín. Esta noche es una fiesta la Condena de Caín... ”, también ciertos alaridos de aquellos devotos del tema “Pibe”, que se iba a hacer desear un buen rato.

Al compás de los solos de guitarra el cantante, Sawa Mielnik, bailaba ocultando su rostro en sus largas lanas, y que decir de sus movimientos corporales. Mejor no decir nada y seguir comentando el recital...

Tras un receso de unos diez minutos volvieron a escena con el tema “Mary”, ya bastante distendidos comenzaron a interactuar con el público y hasta dejando al Diego a un costado de las tablas...ergo: Maradona aparece hasta en los recitales de la Condena de Caín.

La melodía de su música comenzó a plasmarse en los primeros temas del recital, en donde dejaron ver que no tienen un estilo único, pero dentro de su campo musical se muestran seguros y limpios (a la hora de tocar).

Acercándose al cierre del recital, dos actores, un hombre (vestido de traje) y una mujer (disfrazada de monja) subieron al escenario para realizar una disputa de poder en el tema “Freak show”. Al finalizar, se llevaron varios aplausos, incluidos los de Sawa, “Paolo” Mielnik.

Daban las diez de la noche y afortunadamente para el resto del público la banda interpretó el tema “Pibe”; digo afortunadamente porque el desaforado que se pasó el recital pidiendo el tema estaba a punto de llevarse varias manos de regalo a su casa. Pero en el tema la gente saltó y gritó como nunca en la noche, sabiendo que se venía la posterior y anunciada despedida de la banda.

El contexto resultó agradable. La banda tocó lo suyo de una buena manera y la gente acompañó en todo momento. El lugar era apropiado y La Condena continúa su camino de ascenso al reconocimiento popular.
TODAS LAS FOTOS