Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Juan Rosasco en Banda

Juan Rosasco brilló en el Condado con “Oscurito”

Cronista: Gentileza: Melisa Cirigliano | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

07 de Julio, 2006

Juan Rosasco brilló en el Condado con “Oscurito”

Uno de los solistas de mejor reputación de los últimos tiempos reunió diversas generaciones en un show destacado

Cuando llegué a El Condado eran las nueve de la noche, adentro La Tregua hacía la prueba de sonido. Juan Rosasco y su banda seguramente ya estarían dentro, pero no pude saber si ellos también probaban en ese momento.

Afuera el lugar se iba colmando de gente. Más de lo que yo suponía. No era el público que estoy acostumbrada a ver cuando cubro un recital, sino que era gente más diversa. Con personas de distintas edades, algunos podrían haber sido mis viejos. Había un ambiente más familiar que de costumbre en los recitales. Quizás el público también era una premisa de lo que vendría.

El recital estaba pactado para las 10 de la noche, pero entre idas y vueltas, empezó aproximadamente a las 11 con la banda La Tregua como telonera. Los chicos de Palermo no obtuvieron demasiado entusiasmo por parte del público, más bien su show sirvió para amortiguar la larga espera que tuvimos para entrar a El Condado. A pesar de que suenan prolijos, a La Tregua quizá le falta un poco de fuerza en sus canciones. Por momentos parece que los temas toman una polenta tremenda, pero nunca terminan de explotar.

Pero nosotros habíamos ido a ver a Juan Rosasco, que presentaba su nuevo disco “Oscurito” , y el momento se acercaba. Casi a la medianoche las luces del escenario se apagaron, y comenzaron a escucharse sonidos de grillos, campanas y latidos. Y al fin…apareció Rosasco.

La noche empezó con “Cementerio”, una canción del último disco de Rosasco que la escribió cuando un amigo suyo falleció. El tema es muy suave y tiene una calidez propicia de acuerdo a la delicadeza que requiere el tópico de la canción.

Juan sabe moverse en el escenario y lo demuestra en cada paso que da. Desde el comienzo está atento a cada instrumento de la banda, no deja de observar y dar señales a cada uno de sus músicos. El ambiente realmente es muy cálido y a medida que el show siga su curso, será todo mejor.

“Papá Noel”, explica Rosasco, es una canción que habla sobre un nene que se encuentra con el personaje. Si alguien lo viera en el escenario en ese momento, parece que es él ese chico. La noche se calma para darle lugar a “Canción para Teté”, que empieza con una buena, aunque un tanto nerviosa, interpretación de Gloria, la corista de la banda. Por fin Juan está en el lugar donde más cómodo parece sentirse, el piano. Hay una fusión hermosa entre la voz de Juan y Gloria que hacen de “Teté” una de las canciones más lindas de la noche.

Interpretan ahora la canción “Tu vereda” que suena igual que en el disco. La melodía de ese tema es muy dulce, muy agradable al oído de cualquiera, y con la letra terminan de hacer una canción hermosa. El cuarteto se queda en el escenario para hacer “Otro viernes” y “Fragmentos de mi último viaje con Margarita”, que anexa además una flauta y un recitado del guitarrista de la banda.

El show sube y toma otro ritmo, el cuarteto de cuerdas ya no está en escena y vuelve la banda. Tocan un tema nuevo que estará en “Toxi”, el tercer disco que está preparando Rosasco.

“Postales” empieza con un sonido de guitarra al mejor estilo “Fanky” de Charly García. “Quedan los restos de un viejo sistema que no supo funcionar. Y cuando el mundo amanece se cae a pedazos la suerte del Rey”, canta Juan.

Por fin toca la canción que le da nombre a su disco. “Y que voy a hacer cuando se caiga este amor”, dice en un momento. Las letras de las canciones de Juan, como lo explicó él, tienen siempre algo que ver con esa melancolía, con ese recordar que todos tenemos a menudo, y que él tan bien supo plasmar en su segundo disco.

El recital está llegando a su fin, Rosasco saluda y la banda también. La gente no se va y pide más. Se vienen entonces los bises. Juan toca sólo con su piano la canción “Vuelta” y la banda vuelve para acompañarlo con “Mi bienestar”.

Evidentemente el estilo de Rosasco no es de rock puro, “Oscurito” tiene una mezcla de estilos que hacen del disco y del recital del viernes un “objeto” difícil de catalogar. Lo bueno es que a pesar de la mezcla el disco suena bien, la banda en vivo es súper cuidadosa y prolija, y Rosasco en el escenario deleita con su soltura y con sus letras.
TODAS LAS FOTOS