Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Lovorne

Boff...etada al recuerdo

Cronista: Gentileza: Joaquín Burgos | Fotos: Beto Landoni

07 de Agosto, 2006

Boff...etada al recuerdo

Más de 15 bandas desfilaron por un escenario lleno de ansiedad y recuerdos. Riff reencarnó en jóvenes, y no tan jóvenes, amantes del género que revolucionó el circuito argentino

Tarde-noche de recuerdos, de pogos y por sobre todas las cosas tributos. Lugar en donde no se concibe otra cosa que no sean remeras negras, pelos largos y una gigante inscripción de alguna banda heavy. No se aceptan guitarras secas, sin esa carga omnipotente de distorsiones producto de pedaleras endiabladas.

A fines de los 70, Pappo vuelve de Europa con intenciones de cambio. Pappos Blues ya no encajaba en el sonido que el líder buscaba para el nuevo estilo musical del que se había nutrido en Europa.

Arma la revolución: guitarras eléctricas como nunca antes oídas, voces crudas y mensajes fuera de contexto serían los elementos claves para un género musical en ese entonces en formación.

Seguramente por las calles de Colegiales más de uno venía con su walkman a todo volumen, punteando en el aire solos imposibles de realizar sin las hábiles manos de su autor. V8, Iron Maiden, Horcas y Pantera rebalsaban el Teatro de Colegiales. Líder indiscutido, en la banda que sea, Pappo es omnipresente; la desaparición física, no deja lugar al olvido y la idolatría se hace escuchar.

Temas para el recuerdo en tributo a Riff, bandas que acercan al público a la legendaria banda de heavy. Pese a las idas y venidas, a los pocos años de existencia, Riff logró colocarse como esas infaltables en el recuento de losconjuntos argentinos.

15 bandas haciendo temas de los 15 discos que forman la discografía del grupo. Era una noche de fiesta.

La tarde va cayendo y las más de mil personas se aglutinan en la angosta puerta de El Teatro. La invitación promete invitados, un show sin precedentes, y sorpresas varias. Un cronograma prolijo indica las bandas y los temas a interpretar por los anfitriones. Pero la ansiedad, y las ganas de tocar temas de una de las bandas más representativas del heavy, hacen que los invitados pasen y hagan lo más que puedan pero siempre haciéndo lo mejor posible.

Espacios sin un hueco; manos arriba suplicando el inicio. Comienza el recital, el salto se convierte en una marea, los que están arriba sacuden cabezas. Imagen del heavy. Saul Blanch se sube al “Susy Cadillac” para dar un paseo al pasado.

El formato tributo hace que entre banda y banda se genere un espacio que logra que el recital pierda unidad. Dos o tres tema en promedio por grupo opacan el desempeño de la anterior y la espera de la próxima se hace eterna.

Gatos Sucios” hace que el público enloquezca. Sube al escenario una amiga para despojarse de sus ropas a medida que el tema avanza. “Los Riff nos enseñaron que las minas están muy buenas” , se excusa. Si el escenario estaría más cerca, no hubiera faltado quien hubiera depositado un billete en lo que quedaba de ropa.

Luciano Napolitano al escenario, con su banda Lovorne. Los aplausos funcionan como envíos al más allá, la figura del Carpo se cruza por la cabeza de todos. Luciano se da vuelta y se lee la inscripción “Riff es Pappo”… “para la gilada” …dice. A pedido de Luciano, un tema de Pappos Blues. Lo que vale es el "Pappo no murió" del público. Pasa Metal Project y Kefren. Boff sube al escenario, “Debo seguir buscando” se grita a trío.

Dhak, Plan B, La Naranja, Lorihen, Atenas, Renacer, Saurón. Van 2 horas de recital. Vuelve Napolitano. La Flying V de Pappo se posa sobre un parlante. El campo oscuro se ilumina con celulares encendidos. El telón sobre el fondo. Una luz blanca reposa sobre la guitarra, Luciano surge del fondo. Se abre el telón y Walter Meza junto a Boff entonan lo que será el final. “Fiesta Cervezal” emborracha de euforia. Desde el corazón surgieron canciones rebeldes.

TXT: Joaquin Burgos
Fotos: Beto Landoni
TODAS LAS FOTOS