Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en
Banner

Todo Cool

Cronista: Pablo Andisco

29 de Noviembre, 2007

Todo Cool

En su tercer trabajo, Leyra rinde tributo a sus influencias y demuestra que, a veces, no todo tiempo por pasado fue peor.

Si queremos resumir la carrera de Ariel Leyra en pocas líneas, hay algunos elementos que no deberíamos soslayar. Una banda a principios de los ‘90, Zona Púrpura, en la que también militaba Guillermo Vadalá. Un hit mediano: “Sin tu amor”, que alcanzó cierta masividad en la voz de Fabi Cantilo allá por mediados de los ’90. Un orgullo: la inclusión de “Por un minuto de amor” en el repertorio de Mercedes Sosa. Y una trayectoria de apenas tres discos como solista, pero bien profusa como compositor y acompañante, entre otros, de Celeste Carballo y Claudia Puyó. Si con esta data imaginaste sus influencias por el lado de García y Páez, estás en lo cierto.

El disco abre con “Todo cool”, una baladita de guitarra acústica, que se contrapone con “Vamos”, a toda orquesta, con vientos y los coros de Las Blacanblus; un link directo al Páez de “A rodar mi vida”. “George-John”, naturalmente dedicado a los Beatles que ya no están, es de lo mejor del disco, y mucho tiene que ver el duelo vocal con Claudia Puyó y los arreglos de cuerdas. “Cuba Chock” es un reggae/pop al estilo Abuelos de la Nada, un camino que Leyra vuelve a transitar en “Yo me río”.

“Besos” es una balada con el inconfundible aire porteño que transmite el bandoneón, y un cuarteto de cuerdas que se repite en “Bendita”. La world music se manifiesta en “Je suis”, con letra en francés de manual de estudios y arreglos cercanos al jazz. “Amor” retoma la línea de “Vamos”, no sólo desde lo musical, sino también en la tendencia a repetir en exceso las palabras que titulan cada tema. “Strike” es un guiño al primer Soda con los coros de Micky, de Molotov, y nuevamente la repetición como línea lírica. 

El final del disco entrega dos buenas piezas: “Cabaret Heavy Metal”, deudor del inspiradísimo García de Clics Modernos y “Hemos Venido” una balada que muestra a un Leyra bien despojado y permite apreciar su virtuosismo como pianista. Un cierre calmo para un recorrido vertiginoso.

Ariel Leyra combina en “Todo cool” sus influencias musicales con su virtuosismo en los teclados. Una cuidada producción y la buena selección de músicos invitados redondean un buen paso en su carrera.

TODAS LAS FOTOS