Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en
Banner

Cosquin Rock

Cosquín Rock: Veinte años son todo

Cronista: Fernando Villarroel | Fotos: Daniel Prieto

31 de Enero, 2020

Cosquín Rock: Veinte años son todo

Ricardo Tapia de La Mississippi, Goyo Degano de Bandalos Chinos y Daniela Doffo reviven anécdotas y analizan la importancia del festival en la previa de una nueva edición.

Gardel y Lepera no tenían razón. Es que contrario a lo que supieron afirmar en la letra de “Volver”, veinte años son mucho más que nada. Pocas cosas en Argentina tienen la continuidad suficiente como para convertirse en tradición y Cosquín Rock es una de esas. Ricardo Tapia, el líder de La Mississippi, recuerda los primeros años en los que el festival era más “una promesa que una realidad consolidada” y asegura que su éxito está en “el poder de convocatoria en un lugar tan alejado como las sierras cordobesas: son días de convivencia generacional y variedad artística”

Tapia y sus compañeros de banda ya tenían varios años de carrera cuando participaron por primera vez. La Missisippi es una de las bandas con mayor presencia del Cosquín, con un total de seis presentaciones en su haber: la primera, en la segunda edición del festival (cuando todavía tenía lugar en la plaza Próspero Molina) y, la última, el año pasado. Otros más noveles, pero ya con experiencia sobre los escenarios ubicados en el Aeródromo de Santa María de Punilla, son los Bandalos Chinos

“La verdad es que cuando nos confirmaron la primera vez, no lo podíamos creer. Es un festival importantísimo, con historia y de gran trascendencia para la cultura de nuestro país”, dice Goyo Degano sobre aquella presentación debut en 2017 y agrega una anécdota de ese día: “Me acuerdo que, propio de nuestra inexperiencia, vivimos todo de manera muy caótica y con mucho nerviosismo. Salimos a tocar sin hacer la prueba de sonido, los horarios se iban corriendo y después volvían a acomodarse, y uno tenía que estar muy pendiente y muy atento para subirse al escenario y a que el resto de las cosas no te afecten y puedas darlo todo”

Daniela Doffo, una de las mujeres debutantes en la próxima edición, comenta que cuando se enteró de su inclusión en el line-up en esta edición todo fue una “hermosa sorpresa” y que fueron varias las sensaciones que la atravesaron cuando supo la noticia. “Al principio me puse nerviosa y, después, contenta aunque siguiera nerviosa (risas). La verdad es que, la sorpresa más grande, fue el hecho de saber que iba a estar en el escenario principal con muchos y muchas artistas que una admira”, confiesa. 

Para Doffo lo mejor del Cosquín Rock es la variedad de géneros en las grillas, porque, cree que cuando los festivales apuestan a juntar artistas de renombre, con otros que no lo son, le abren el juego a los más “chicos” y los acercan a un público mucho más amplio. Goyo coincide con su colega, sostiene que el evento “es una vidriera y una oportunidad para llegar a orejas nuevas a la que no podrías llegar haciendo tus propios shows” y agrega que parte del atractivo está en que es una experiencia para disfrutar en familia y al aire libre. 

Tapia además de cantante y músico, se desempeña como manager de su banda y comenta que gran parte de su trabajo depende de que los eventos estén coordinados correctamente para que todo salga bien y que las presentaciones se encuentren a la altura de lo que esperan los fanáticos y fanáticas de ellos.   

Cuando hace memoria sobre lo que significó la aparición de este festival, Ricardo hace especial hincapié en que, anteriormente y a pesar de que existían eventos de este tipo –y muy convocantes–, nadie tenía la regularidad en materia de organización que tiene este en particular. Curiosamente, cuando se le pregunta que debería pasar para que existieran más eventos así en el país responde que, quizás, lo más importante sea lograr una estabilidad económica que permita planificaciones realistas, contrataciones internacionales posibles y la inclusión de muchos niveles de artistas nacionales que no, hoy, tienen vidriera para lo suyo. 

Cientos de artistas. Talentos consagrados y jóvenes promesas. El cordobés José Palazzo logró consolidar, en su tierra, un evento que reúne a los mejor de la escena local en dos días, en el medio de las sierras, y con un espíritu federal. En las vísperas a lo que será una nueva edición, y con todo listo para poner la música a sonar, la ansiedad va ganando terreno y, al final, sólo se puede afirmar que (afortunadamente) Gardel y Lepera no tenían razón. Al menos, en lo que se refiere al Cosquín Rock.  

TODAS LAS FOTOS