Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en
Banner

Sol Lucet Omnibus: 25 años de la ópera prima de Massacre

Cronista: Jeremias Wald Acuña | Fotos: Fernando Canales

28 de Junio, 2017

Sol Lucet Omnibus: 25 años de la ópera prima de Massacre

En el 25 aniversario del lanzamiento del primer larga duración de Massacre, repasamos la historia y por qué la frase con la que fue presentado “Solo el tiempo podrá juzgarlos” se convirtió en profética 

Se suele denominar a ciertas bandas como “de culto” cuando su música es comprendida o reconocida solo por un pequeño grupo de seguidores acérrimos. Se necesita de cierto tiempo transcurrido para poder llegar a conseguir ese calificativo y suele suceder que llega cuando el grupo en cuestión ya no existe. Pero en Argentina, y más precisamente dentro del rock, hay una banda que pasó de ser de culto a reconocida nacionalmente sin separarse, aunque sí sufrió ciertos cambios de integrantes.

Massacre (o Massacre Palestina para los old school) pasó de ser un grupo rechazado por la “crítica especializada” a una de las bandas más veneradas por la industria discográfica pero debieron pasar muchos años -y varios discos también- para que eso sucediera. Precisamente, en estos días se cumplen 25 años del debut discográfico de la banda porteña: Sol Lucet Omnibus (El Sol brilla para todos) fue el primer larga duración que grabaron los Massacre de forma profesional; vale recordar que ya habían lanzado un corta duración, con demos grabados por Flavio Cianciarulo de los Fabulosos Cadillacs y amigo de la banda. Aniversario que también cumple Tommy Gun Records, el sello independiente (creado por Alejandro Taranto) que decidió inaugurar, hoy, su extensísimo catálogo editando a estos cuatro muchachos que llevaban cinco años girando con sus canciones.

La formación que registró aquel trabajo fue Guillermo “Willy”/“Walas” Cidade (voz), José “Topo” Armetta (bajo), Francisco “Paco” Ruiz Ferreyra (batería) y Pablo “Tordo” Mondello (guitarras). Una alineación de lujo que se conocía bien: “Teníamos 24 años y habíamos tocado bastante, cambiamos el punk agresivo de los primeros años y ya había entrado (de vuelta) un sonido más amable ligado a las partes dulces de los temas de Hendrix o Cream”, recuerda “Topo” Armetta. Sol Lucet... cuenta con varios temas que se transformarían en himnos con el correr de los años: la joya surf instrumental "Mirando al Pacífico"; "Papel Floreado", una sutil alusión a la bomba atómica de Hiroshima; "Nuevo día", un canto de dolor y esperanza frente a una separación amorosa.

Tal como pasa ahora, era difícil para las bandas nuevas entrar al circuito porque estaban los ‘grandes’ del rock nacional y encima estos pibes cantaban mitad en castellano, mitad en inglés; en las radios no me daban pelota cuando les llevaba su disco” explica Alejandro Taranto, productor artístico del LP. Esa época, además del nuevo disco, fue la del recorte del nombre. “Iban a tocar en Die Schule, viejo local de Omar Chabán, y amenazaron con poner una bomba, el ambiente estaba caldeado por el atentado a la Embajada de Israel”, ese momento, cuenta Taranto que les sugirió llamarse simplemente Massacre.

Sol Lucet Omnibus pese a la escasa recepción por parte de la industria, les sirvió para telonear en 1993 durante cinco noches a los Ramones en el Estadio Obras Sanitarias, donde pudieron presentarse ante más de 30 mil personas. “Esperábamos que el disco trascendiera”, admite Armetta, responsable de la icónica foto de tapa que muestra a Walas alzando a un bebé. El título de la placa, como así también la gran mayoría de los temas, fue idea del Topo: “La frase la vi en una exposición de fotos en San Juan; siempre me gustó el latín y jugar con las palabras”.

“Rescato ‘3 walls‘, para mí es la escarapela de un disco que ya olvidé, pero me acuerdo que en ese momento me gustó grabar” reconoce Armetta. La reedición que salió en 1994 contaba con una versión en vivo del tema hecha durante uno de los shows en Obras con los Ramones. “Me gustó porque era lo que había que hacer en ese momento, teníamos muchos días y libertad” continúa Armetta. Al respecto, Taranto también rememora que cuando le mostraron el álbum terminado, después de 100 horas de grabación, la banda no estaba completamente conforme con el resultado. “Les dije que para que se escuchara como ellos querían, había que estar 50 horas más en el estudio, y así lo hicieron” reconstruye, hoy, el productor artístico.

Pocas cosas cambiaron en el mundo, salvo que Massacre hoy recibe el reconocimiento que tanto tiempo le costó ganarse. Hace 25 años, Walas cantaba “Un bebé que acaba de nacer/dónde, no es lo que importa/otro soldado que deba matarte/otro joven que deba morir” en "Armas" y la actualidad de la letra pone los pelos de punta.

TODAS LAS FOTOS