Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en
Banner

No es sólo rock and roll

Cronista: Pablo Andisco | Fotos: Gentileza prensa

30 de Junio, 2017

No es sólo rock and roll

A 40 años del lanzamiento del comic de Kiss, un punteo por los objetos más destacado de la banda que mejor entendió el concepto del rock como entretenimiento.

Todo lo que a usted se le ocurra vender y más. Desde automóviles hasta llaveros y de tarjetas de crédito a preservativos, un kissero de ley podría realizar todos los actos de su vida cotidiana valiéndose de algún instrumento que le recuerde a sus ídolos. Incluso, morirse. El grupo liderado por Paul Stanley y Gene Simmons llevó más adelante que nadie el rock and roll circus style y, apoyado en melodías gancheras y estribillos irresistibles, supo concebir un estilo muchas veces imitado pero jamás igualado. Con el comic de Marvel -lanzado por primera vez el 30 de junio de 1977- como punto de partida, echamos un vistazo a cinco productos kisseros que vale la pena rescatar.


Pinball

Cuando las consolas de videojuegos sólo existían en el mundo de la ciencia ficción, el Pinball de Kiss sacudió el ritmo de vida adolescente en 1978. Ideal para acompañar un local con pool, rockola y una barra bien provista de alcohol, el entretenimiento era toda una novedad para la época, pero su gran atractivo eran exclusivamente los personajes en cuestión. Su jugabilidad no aporaba demasiado y a mediados de los ‘80 fue quedando viejo ante el avance de otros flippers con mayores desafíos. Sin embargo, su impacto fue tan grande que se volvió uno de los objetos más deseados por los coleccionistas (llegó a ofrecerse un piso de 25 mil dólares por una subasta en un sitio virtual). En 2015, la compañía Stern lanzó una nueva versión del pinball, esta vez con las canciones del grupo, pero sin el romanticismo de su antecesor.




Juegos de mesa


Si los flippers reflejaban la vida social pública de los adolescentes de los ’70, los juegos de mesa suponían el entretenimiento puertas adentro. Kiss no quiso perderse un mercado que alcanzaba desde público netamente infantil –con títulos como “El Juego de la Oca o el Ludo-, familiar, como El Juego de la Vida, o más orientados a los adultos como el TEG o el Pictionary. La oferta era bien variada, desde unas simles cartas hasta un juego de mesa diseñado especialmente para la banda, el “Kiss on Board”, que permitía seguir al grupo por todo el mundo con un par de dados como efectivo y diferentes tipos de cartas como pasaportes.  Los espíritus más solitarios, tenían como opción los rompecabezas, que permitían reconstruir discos clásicos o a tu Kiss favorito en 200 piezas. Pero esto no fue todo, para 2003, los muchachos se dieron el gusto de lanzar al mercado el Kiss-Opoly -su porpia versión del Monopoly-.




Papel Higiénico:

En el año 1977 y como parte de la gira “Rock and roll over”, Kiss visitó por primera vez Japón, rompiendo records de audiencia desde los tiempos de Los Beatles y sellando un amor incondicional con la audiencia nipona que se mantiene hasta la actualidad. En 2012, el grupo firmó un contrato con la concesionaria del personaje Hello Kitty, para sacar una serie de productos. Todo empezó con unos peluches, con la célebre gatita lookeada como cada uno de los Kiss, y el proyecto creció tanto que se llegó a ofrecer papel higiénico y pañuelos descartables. Sin embargo, para seguir asegurándose la facturación en yenes -más acá en el tiempo- la formación actual de la banda (Stanley, Simmons, Eric Singer y Thomy Thayer)grabó un video con el grupo japonés de pop femenino Momoiro Clover.





Ataúd

En 2001, el grupo lanzó al mercado tal vez su apuesta más osada: un ataúd tuneado con toda la parafernalia del grupo, que ofrecía al fanático descansar para siempre y en paz junto a sus ídolos. La primer tirada costaba 3.300 dólares y ofrecía, además, el servicio de urna, para garantizar diferentes rituales mortuorios, y en 2011, hubo un relanzamiento, en dos formatos, Premium y Standard.

La edición de los ataúdes (Kiss Kasket) fue limitada y, como caso curioso aún se recuerda el momento en cual el propio Gene Simmons reconoció haber mandado el suyo a la familia de Dimebag Darrell, el guitarrista de Pantera asesinado durante un concierto. Cabe recordar que Kiss y Pantera compartieron tour -incluyendo una actuación en River en 1996- y Darrell siempre reconoció a Kiss como una de sus primeras influencias para tocar rock and roll. 




Cuernitos

La última locura del marketing kissero alude directamente a uno de sus líderes. El 9 de junio pasado, el bajista Gene Simmons presentó una solicitud ante la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos para registrar el llamado “devil horns”, -en criollo, cuernitos- el popular gesto que se hace cerrando el puño y elevando los dedos índice y meñique en simultáneo. Simmons marca el debut rockero del gesto durante un concierto del "Hotter Than Hell" de Kiss el 14 de noviembre de 1974 y pretendía asegurar la marca para "entretenimiento, presentaciones en vivo de un artista musical y apariciones personales de un artista musical". En resumen, cada vez que un músico hiciera los cuernos en público, debería tributar en las arcas de GS.

“Hemos establecido los patrones. Cuando ves bandas moviéndose en sincronía, eso es nuestro. Cuando ves a las bandas poniendo la señal de los cuernos, eso comenzó con Kiss”, declaró Gene en una entrevista a Classic Rock y se refirió a Ronnie James Dio quién realmente comenzó esto: "He oído a Ronnie decir eso en mi cara y solo le dije: ‘Dios te bendiga‘. No me quiero referir mal a él, pero creo que estaba equivocado". El mundo del rock consideró que esto era demasiado y fueron tantas las críticas que recibió el Demonio, que retiró la petición, al menos por ahora.


TODAS LAS FOTOS