Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en
Banner

Top 10 de bardeadas rockeras

Cronista: Fernanda Miguel | Fotos: Fernando Canales

14 de Agosto, 2017

Top 10 de bardeadas rockeras

Los excesos de algunos estupefacientes y en otros caso de fama, hacen que las estrellas cometan actos que sirven para guardar en la cajita de los anecdotarios del rock.

En agosto de 1994, miembros de las bandas Oasis y The Verve fueron arrestados después de destrozar un bar de hotel y entrar en una iglesia para robar vino de comunión, luego de tocar en el Festival de Hulsfred en Suecia. Claro que esta anécdota dispara otros recuerdos de bardeadas rockeras tanto internacionales como locales. Estas son tan sólo algunas elegidas por nuestra redacción:

¡Eso no se hace, Jim!

El líder de The Doors tuvo varios encuentros cercanos del tercer tipo con los agentes de la ley. Uno de los episodios más recordados ocurrió en 1969, cuando la banda estaba realizando un show en Miami y a Jim Morrison no se le ocurrió mejor idea que simular una masturbación en público y mostrar sus genitales. Por este hecho fue arrestado por “exposición indecente”. El cantante fue condenado a seis meses de prisión, pero zafó por pagar una fianza de 50 mil dólares. Muchos años después, en el 2007, Charlie Crist, el por entonces gobernador de La Florida, le pidió a la justicia que le perdonara este delito, algo que finalmente se concedió en el 2010. Gracias a este acto bondadoso, aunque tardío, seguramente Jim pudo ascender al cielo…

Piñas van, piñas vienen...

En el 2012 Catupecu Machu estaba tocando en Corrientes Rock cuando se enfrentaron a las piñas con personal técnico y de seguridad por un parlante que se había caído. En un video que grabó alguien del público, se ve el momento exacto en el que en el medio del show aparece un sonidista a retirar el parlante que se había caído. En ese momento  el cantante Fernando Ruiz Díaz esbozó: “Tranquilo el señor, tranquilo… Ah, se enojó porque se cayó un parlante, ¿qué querés, toco rock, pelotudo, qué querés que haga?. Me subí al parlante, el que se mataba era yo. Bueno, el chabón quería protagonismo, un aplauso” Acto seguido, aparecieron las piñas de ambos lados mientras el público era testigo.


“Oiga señor Marihuana, yo no fumo policías”

Esta frase de Bersuit, bien podría ser parte de una canción de Rita Lee. ¿Qué? ¿Rita Lee en un ranking de bardeadas de rock? Pues claro. Resulta que la cantante brasileña, símbolo del rock de ese país, fue detenida al finalizar el último show de su carrera por insultar a la policía y “hacer apología del delito” en el año 2012, luego de ofrecerles que se calmaran y se fumaran un faso con ella. Todo ocurrió cuando la cantante, que en ese entonces tenía 67 años, vio cómo la policía amedrentaba a unos jóvenes en el estadio, por lo que frente al micrófono gritó: “Ustedes son buena gente, váyanse por ahí a fumar un baseadinho”. Esto irritó a los agentes que luego la aguardaron a la salida para llevarse a la dama detenida, aunque fue liberada a las pocas horas luego de declarar…. Y es que ya nacen así, con el corazón ortiba…

El bardo nuestro de cada día

Habría que hacer un ranking sólo con escándalos que tengan a Pity Álvarez de protagonista, pero esta no es la ocasión. Uno de los más recordados pasó en 2010, cuando el cantante de Viejas Locas fue procesado luego de que lo acusaran de haber amenazado a la madre de una fan con un arma de fuego, luego de que la misma le pidiera un foto. Pity ya había sido procesado anteriormente por herir en la pierna, con el mismo arma, a su mánager. Luego quedó internado para recuperarse de su adicción a las drogas. Otro hecho bizarro ocurrió en el 2014, cuando en un vuelo que se dirigía de Buenos Aires a Córdoba, Álvarez prendió un cigarrillo. En el mientras tanto se peleó con la tripulación y todos los pasajeros que le pedían que apague el cigarrillo (de controles de la Policía Aeroportuaria, ni hablemos). El hecho no pasó a mayores y si bien la ley lo esperaba cuando el avión de Aerolíneas Argentinas aterrizó, no fue detenido.

Oh, Nena, ¿quieres tu bailar?

Parece que en el año 69, las leyes de La Florida eran por demás estrictas. Una de ellas prohibía que la gente bailara en los establecimientos y estaba considerado como un delito que conducía directamente a la cárcel en caso de incumplimiento. Para ese entonces Janis Joplin estaba realizando un concierto en Ian Curtis Hall y ya sabemos que su música psicodélica hace mover los pies, por lo que su público comenzó a bailar. La policía irrumpió en el lugar para evitar que la peste danzarina se siga propagando, mientras desde el escenario Janis los insultaba y hasta llegó a pegarle una patada en la cara a un oficial que la iba a buscar al escenario. Fue llevada a las rastras y detenida bajo el cargo de utilizar lenguaje obsceno en un lugar público, pero duró una hora en la cárcel ya que pagó 504 dólares y recuperó su tan preciada libertad.

Mmmm... chocolate

Resulta que corría el año 1967 y para ese entonces The Rolling Stones ya era todo un suceso. En esos primeros cinco años de banda, los muchachos ya tenían dinero de más, drogas y mujeres. Ese año Mick Jagger fue arrestado por posesión de anfetaminas y condenado a 3 meses de cárcel. Se ve que no aprendió nada porque ese mismo año volvió a caer en manos de la ley, aunque con un hecho un poco más mediático. Hubo una fiesta en la casa de Keith Richards, y todo lo que eso implica, en la que había sexo, muchas drogas y un resto de rock and roll. En un momento de la noche, luego de que los ruidos despertaran a medio vecindario, la policía entró a la fiesta y fueron todos detenidos por posesión de drogas. A Jagger lo encontraron con una señorita y un montón de chocolates repartidos por toda la habitación. Pintó el bajón…

Y eso que no había internet...

El 2 de julio de 1991 Guns N´Roses se encontraba haciendo un concierto en St. Louis. En un momento, Axl Rose se da cuenta que entre el público había alguien sacando fotos, algo que lo irritó de sobremanera, por lo que le solicitó al personal de seguridad que sacara al fotógrafo eventual. Cuando vio que no le hacían caso, él mismo Axl se bajó del escenario y en un hecho completamente exagerado y escandaloso, golpeó a la persona y le sacó la cámara. Cuando volvió al escenario, insultó al personal de seguridad y abandonó el recinto, al igual que el resto de la banda. Luego de esto, el público comenzó a ocasionar disturbios que no terminaron nada bien e incluso el cantante fue condenado por el Estado de Saint Louis por provocar la alteración del orden público e incitación a la violencia.

Un combo explosivo

¿Qué pasa si juntás a Pappo, Corcho Rodríguez y dos ex Guns N´Roses? Esto: Gilby Clarke y Steven Adler estaban visitando Argentina y su eventual guía de turismo era el Carpo. En un momento, el Corcho Rodríguez lo llamó para invitarlo a su quinta de PIlar, en la que todavía convivía con Susana Giménez. Pappo preguntó si podía llevar a sus amigos y Corcho dijo que si. Al momento de llegar a la entrada, fueron parados por los empleados de seguridad. Corcho fue a ver qué pasaba, pero Clarke, que tenía muy poca paciencia sacó un arma de fuego y empezó a disparar al aire y a gritar a viva voz. Los tres pasaron finalmente, pero en la casa siguieron los disturbios, por lo que un mayordomo se acercó y les dijo que “la señora de la casa”, los invitaba a retirarse. Claro, a la diva de los teléfonos no le cabió ni un poco...

Él pasa el tiempo demoliendo hoteles…

¿Cómo elegir una sóla bardeada del Charly García en su época “Say no more”? En el año 2000 lo vimos tirarse del noveno piso de la habitación del hotel Aconcagua en Mendoza. Antes de que hiciera “Me tiré por vos” a más de uno se nos puso la piel de pollo al ver como un cuerpo de menos de 45 kilos caía libremente hasta la pileta del lugar, que gracias quién sabe qué cosa superior, estaba llena y le calculó de manera perfecta. En el 2008, en la misma provincia, provocó destrozos en la habitación en la que se hospedaba. Allí rompió vidrios, televisores, muebles, hizo pintadas, entre otros desmanes y terminó internado.

El escualo: único testigo

Otra vez los fines de los 60 son protagonistas. Esta vez son testigos de una leyenda que tiene múltiples resoluciones, pero la historia básica habla de que en junio de ese año, los Led Zeppelin se encontraban alojados en el hotel Edgewater Inn de Seattle, el cual tenía la particularidad de permitir la pesca desde sus ventanas, si, tan loco como suena. Varios miembros del grupo habían pescado algunos pescaditos e incluso un pequeño tiburón. Como esta actividad no parecía suficiente para entretenerlos, llamaron a una serie de fans que solían tener sexo con ellos. El mito afirma que a una chica en particular, le refregaron al pequeño escualo por sus partes íntimas, aunque como las versiones son tantas, nunca se sabrá lo que pasó realmente. Lo que sí se sabe es que los empleados de limpieza del hotel, se deben acordar hasta hoy del inmundo olor que había en esa habitación luego de la fiesta.

 

TODAS LAS FOTOS